El hermano pequeño de la guerra


"Durante un millón de años, nuestros antepasados masculinos corren de acá para allá, lanzando piedras a los pichones, persiguiendo a los antílopes pequeños y derribándolos en tierra, orientando a los cazadores e intentando aterrorizar a una piara de jabalíes africanos asustados contra el viento. Imaginad que sus vidas dependen de la habilidad en la caza y del trabajo en equipo. Y los buenos cazadores eran asimismo buenos guerreros. Entonces, al cabo de un largo intervalo – digamos, unos pocos miles de siglos - , muchos niños recién nacidos tendrán una predisposición natural tanto para cazar como para el trabajo en equipo. ¿Por qué? Porque los cazadores incompetentes o indolentes dejan menos descendencia. No creo que el
cómo elaborar una punta de lanza de un trozo de piedra o el cómo emplumar una flecha esté en nuestros genes. Eso se enseña o se descubre. Pero ese placer por cazar apuesto a que está arraigado. La selección natural ayudó a modelar a nuestros antepasados transformándoles en magníficos cazadores.


La prueba más clara del éxito del estilo de vida cazador-recolector es el simple hecho de que se extendió a seis continentes y duró un millón de años. Después de 40.000 generaciones en las que la muerte de los animales era nuestra defensa contra la inanición, esas inclinaciones deben permanecer aún en nosotros. Anhelamos ponerlas en servicio, incluso de modo indirecto. Los deportes de equipo ofrecen una vía para ello.



Alguna parte de nuestro ser ansía sumarse a un pequeño grupo de hermanos en una búsqueda atrevida e intrépida. Las tradicionales virtudes masculinas – taciturnidad, resolución, modestia, firmeza de carácter, profundo conocimiento de los animales, amor por los espacios abiertos- eran todas conductas adaptativas en épocas de caza-recolección. Aún admiramos estos rasgos, aunque hemos casi olvidado el por qué.



Además de los deportes, hay pocas salidas disponibles. En nuestros adolescentes varones aún podemos reconocer al joven cazador, al aspirante a guerrero, que salta tejados de viviendas, que conduce sin casco una motocicleta, que arma jaleo por su equipo en una fiesta que celebra la victoria.



Pienso en cuán poderosos son esos instintos de caza, y lo lamento. Presiento que el fútbol es insuficiente para el moderno cazador-recolector, cubierto con su abrigo, uniforme o traje de sastre. Pienso en aquella antigua herencia de no expresar nuestros sentimientos, de mantener una distancia emocional respecto a aquellos a quienes matamos, y así se pierde algo de la diversión del juego.


Los cazadores-recolectores no suponían generalmente un peligro para sí mismos: porque sus economías tendían a ser saneadas, porque al ser nómadas, tenían pocas posesiones, casi nada de hurto y poca envidia; porque la arrogancia y la codicia eran no sólo males sociales, sino también cercanos a las enfermedades mentales; porque las mujeres tenían poder político real y tendían a ser una influencia estabilizadora y suavizante ante los muchachos que comenzaban a ocuparse de sus flechas envenenadas; y porque, cuando se cometían delitos graves –digamos, asesinato- el grupo colectivo hacía justicia y castigaba al culpable. Los cazadores-recolectores organizaron
democracias igualitarias. No tenían jefes. No existía jerarquía política o corporativa alguna con la que soñar en trepar y medrar. No había nadie contra quien rebelarse.


Así que, si nos hemos quedado colgados a cientos de siglos de donde deberíamos estar -si, aunque no sea culpa nuestra, nos encontramos en una era de armas nucleares, con emociones pleistocénicas pero sin los salvavidas sociales del Pleistoceno-, quizá se nos pueda disculpar por ser un poco forofos del fútbol"



Cómo nació el deporte, Carl Sagan, 1988.




Nota: "El hermano pequeño de la guerra" es como
se referían al deporte algunas tribus indias como los cheroquis.


Final Eurocopa 2008: Alemania - España. Domingo 29 de junio a las 20:45..

Prepararos, teutones. Esto es la guerra.



Actualización 30/06/08:

Titular en todos los medios españoles: España gana la mejor Eurocopa de la historia, convirtiéndose en el segundo mejor equipo en la historia del torneo, precisamente detrás de los teutones... Después de conocer este dato, no entiendo nuestro pesimismo antropológico.


Desde este espacio -que está perdiendo los papeles- mi enhorabuena a Urkullu, Puigcercós y Tardá.. os podéis meter los cohetes que teníais preparados para celebrar la derrota de España por el armario de atrás... Y también al timorato alcalde de Barcelona, que se negó a poner una pantalla gigante para ver el partido cuando sí la pone cuando vienen los del Chelsesa. Me pregunto, ¿tanto necesita el Real Madrid a Cristiano Ronaldo? ¿No es infinitamente mejor Cesc Fábregas? ¿Por qué el barça no ha llegado más lejos estos últimos años con esos dos portentos que son Xavi e Iniesta? ¿Quién dijo que Marcos Sena no tenía sitio en esta selección? Y sí, creo que lo mejor que hizo Fernando 'the kid' Torres fue irse al Liverpool.. Y ahora entiendo lo del "Sabio de hortaleza.
Mi reconocimiento, Luís. Nos has dado una lección a todos. Gracias.




cazadores-recolectores levantando la presa


0 comentarios: