La fractalidad de las ciudades

El pensamiento geográfico y urbanístico sobre los procesos de crecimiento y las formas espaciales de las ciudades ha experimentado muy recientemente un renovado impulso y cambio radical. Los recurrentes y anticuados modelos gravitatorios aplicados al crecimiento y forma de las ciudades con pretensiones científicas y totalizadoras han sido progresivamente sustituidos por teorías que enfatizan la manera cómo conjuntos de acciones físicas puntuales o decisiones aparentemente descoordinadas o caóticas dan lugar a patrones formales globales autoorganizados y ordenados.

La nueva comprensión de los sistemas complejos, de la teoría del caos y de los fractales iniciada por B. Mandelbrot a principios de los ochenta obliga a replantearse desde nuevas bases los fundamentos del planeamiento a medida que aparecen nuevos métodos de manejar la complejidad.



La forma de las ciudades es el resultado de un largo proceso de construcción, interactuando con el emplazamiento físico, en el que han intervenido muchas personas y decisiones con el resultado de crear un complicado artefacto que ya no puede ser entendido desde la geometría euclídea

Su comprensión tiene que hacerse desde una aproximación multiescalar o multidimensional. Las formas de las partes que vemos a las diferentes escalas son autosimilares, es decir que entre ellas existe un tipo de semejanza y simetría que hemos llamado autosimilitud. Ello nos conduce a sus procesos de generación mediante desarrollos repetitivos que podemos clasificar como iterativos. La iteración, como repetición y autorecurrencia es la clave del potencial creativo de los artefactos complejos desarrollados a partir de procesos lineales dinámicos. Estas formas son las hoy denominadas fractales. El término fractal, acuñado por el propio Mandelbrot, deriva de la palabra latina "fractus", o fracción entendida como parte o porción y de "rangere", romper. En definitiva, el concepto es el de fragmento geométrico de orientación y desarrollo variable pero de aspecto similar. La siguiente imagen es conocida como "el conjunto de Mandelbrot"



Partiendo de la investigación y conocimiento visual de las formas, se va profundizando y
entendiendo su estructura y su dinámica de formación y construcción.

Propiedades que podemos observar:

1- Simetría interna : Al observar, la ciudad espacialmente, a través de las diferentes escalas, descubrimos que las formas que se deducen de una determinada escala, son similares a las formas vistas en detalles, en otras escalas distintas.

2- Iteración: En el lenguaje normal, iteración, quiere decir la acción de repetir. La iteración permite construir formas geométricas enormemente complejas, a partir de expresiones algebraicas muy simples. Este aspecto, es la parte más conocida y popular del nuevo universo descubierto por Mandelbrot. La iteración, puede ser una clave del potencial creativo de la naturaleza o de los artefactos complejos humanos, como las ciudades, que pueden iterarse, a partir de elementos más interesantes que las fórmulas matemáticas simples.

3- Irregularidad y rugosidad: Estas formas, de esta nueva geometría, reflejan un universo que es rugoso, escabroso e irregular, sin embargo, su grado de irregularidad o rugosidad se mantiene de alguna manera constante a lo largo de las diferentes escalas. Esta rugosidad, es en realidad una manifestación de la riqueza cualitativa de lo urbano, porque de alguna manera, esta propiedad corresponde a la eficacia de un objeto dimensional para ocupar el espacio.

La ramificación de un árbol o de una red viaria urbana, constituyen formas típicas, producidas por iteración. En el caso de las iteraciones simples, obtendríamos redes regulares. Esto es algo que recuerda la generación de una forma urbana. En su proceso de desarrollo, existen reglas fijas y simples, como las ordenanzas, la tecnología o las costumbres, que se traducen en la definición contundente de las alineaciones, como distinción espacial público-privada, dinámico estática, división parcelaria o edificabilidades máximas. Complementariamente, existen otras posibilidades, que permiten una cierta flexibilidad, innovación, decisiones individuales, como los retranqueos, fondos edificables, formas de las parcelas, arquitectura, dentro de tipos con orden estructural fijo y alternativas variables, respecto a la disposición de habitaciones, huecos, alturas.

0 comentarios: