El misterio de la señal 'Wow !'

Hace unas semanas publiqué un listado de las 13 incógnitas de la ciencia según la revista ‘New Scientist’. Entre ellas estaba el enigma de la señal 'Wow!’ (Guau!). La Señal WOW! es como se conoce en círculos astronómicos a una captación de radio que – presuntamente – es de origen extraterrestre.

Imagina que estás en casa trabajando con tu ordenador y tienes instalado el SETI@Home (un salvapantallas gratuito que puedes descargarte en tu PC y que analiza señales del espacio en busca de algún indicio de civilizaciones extraterrestres... en el enlace se puede descargar el programa). Y de repente ... cuando menos te lo esperas ... aparecen unos gráficos fuera de lo común, y para tu sorpresa, descubres que es una señal de inteligencia extraterrestre.

En este asunto existe un problema de fondo, y es que del mismo modo que sería difícil identificar un idioma que nunca hubiéramos escuchado antes, ¿cómo podríamos saber que una señal nos llega desde una civilización alienígena si nunca antes hemos establecido contacto, y con la que probablemente no compartimos nada?


Esto mismo fue lo que le ocurrió a Jerry Ehman en 1977 mientras colaboraba con el programa SETI de búsqueda de vida extraterrestre en el radiotelescopio gigante ‘Big Ear’ de la Universidad Estatal de Ohio. Al igual que ocurre en la película ‘Contact’ basada en la obra del mismo título de Carl Sagan, en aquel momento la actividad científica de este radiotelescopio se mantenía gracias a voluntarios como Ehman, ya que en 1972 la National Science Foundation le había retirado el apoyo financiero.







El 15 de agosto de 1977
el Big Ear buscaba una señal alienígena en el firmamento, y como todas las noches, sus observaciones quedaban registradas en un listado de impresora, que luego los astrónomos tenían que revisar en busca de algo que se saliera de lo común. Aquella noche, una de las listas registró una transmisión inusual en la frecuencia del canal 2: ‘6EQUJ5’. Pero no había nadie junto a la impresora a las 11:16 PM ...

Días después, mientras Ehman revisaba los listados, descubrió esta señal que era como un grito sobre la monótona música de las estrellas. No podía dar crédito a lo que veía. ¡Esta señal era 30 veces más intensa que el ruido de fondo!. Dibujó un círculo en el código para posteriores observaciones y añadió en los márgenes: Wow !








Las series '6EQUJ5' describen la fuerza de la señal recibida en un corto periodo de tiempo. En el sistema usado entonces en Big Ear, cada número del 1 al 9 representaba el nivel de señal sobre el ruido de fondo. Para poder extender la escala, se añadieron letras, de la A a la Z, representando incrementos de niveles de señal más fuertes. 6EQUJ5 representa una señal que creció en potencia hasta el nivel 'U' y después gradualmente se redujo. En notación más familiar, la señal subió desde 0 a 30 sobre el ruido de fondo, y descendió de nuevo a cero.

Lo interesante de esta señal de 37 segundos de duración es que sólo se detectó en determinadas frecuencias del espectro, a diferencia de los cuerpos celestes que emiten radiación en todas las frecuencias.

Todas las transmisiones terrestres, aviones, cohetes y transbordadores espaciales tienen vedada la banda de 1.420 megahercios que fue en la que se emitió la señal.

Y en aquella noche ningún planeta había pasado cerca del origen de la señal, que parecía venir de un punto muy concreto (desde la dirección de Sagitario), que desde la Tierra veríamos fijo en el espacio, tan pequeño y lejano que no se aprecia movimiento con respecto a las estrellas de fondo, hecho que descarta la hipótesis de una sonda terrestre desconocida, ya que éstas se desplazan a gran velocidad.


Por otro lado, la señal no era contínua, sino intermitente, y parecía que había sido apagada en un momento dado.


La hipótesis que Ehman considera más posible, evitando la idea de un contacto extraterrestre, es que la señal hubiese surgido de la Tierra y que ésta rebotase en algún trozo metálico de basura espacial. Debería por tanto haberse emitido en la frecuencia prohibida de 1.420 megahercios y el trozo debería estar fijo y no girar sobre sí. Toda una gran causalidad.

Desde 1977 se ha intentado encontrar la señal ‘wow’. Y a no ser que la detectemos de nuevo, nunca sabremos si realmente era una auténtica señal de una civilización extraterrestre.


Fuentes:
Wikipedia
caosyciencia.com
ciencia.astroseti.org

9 comentarios:

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Yo creo en la vida extraterreste. REsulta casi imposible que no haya vida en el infinito Universo. El día que se descubre será un hito para la humanidad.

un abrazo

Ulysses dijo...

Yo creo en la vida extraterrestre, (además que si existe vida extra terrestre no tiene por que ser inteligente), sólo creo que es muy improbable que se contacten con nosotros, dado las enormes distancias del Universo. Entre miles y millones de años luz. Bueno en todo caso no niego la posibilidad, solo creo que es muy improbable.

orejonkz dijo...

Pues la verdad es que esto podía ser el inicio de una novela de ciencia-ficción (umm, me lo voy a pensar, creo que no, jeje).
Imagino que con lo inmenso que es el universo debe de existir otro tipo de vida.
¿Nos encontraran o los encontraremos?
¿Seran pacificos o agresivos?
¿Inteligentes o sin inteligencia?
...Cuantas incognitas por resolver.

i75mara dijo...

El Universo debe estar repleto de vida. Es más, creo en el "principio antrópico" ( si no ¿por qué iba a ponerle ese nombre al blog ?), y pienso que las leyes del Universo tienden a que se desarrolle vida inteligente.

Y creo que existen posiblidades de contacto: una civilización extraterrestre que quiera contactar con nosotros debe compartir conocimientos comunes sobre radioastronomía. Deben saber que el átomo más abundante en el Universo es el hidrógeno, que emite en una frecuencia de 1.420 megahercios. Deben saber que lo sabemos, y saben que sabemos que lo saben ... El único problema son las distancias, ¿pero quién dice que no existen medios para saltárselas, medios que aún no conocemos? ...

juan dijo...

Yo creo absolutamente que hay vida extraterrestre (sea inteligente o no)
Bueno, si es que vida "inteligente" es la nuestra, que cada vez lo dudo mas.
Pero creo que es imposible que en todo el universo solo existamos nosotros.
Además, como dicen en "Men In Black", Elvis no murio, solo volvio a su planeta jeje
Nos vemos!

Rodi dijo...

Guau, que historia más interesante. Siempre me ha encantado toda esta temática, pero esta historia no la conocía. Es increíble pensar que la señal pudiera ser auténtica.

Puede que este hecho inspirase la novela "Contact".

Saludos.

BUDOKAN dijo...

Wow la verdad que me saco el sombraro ante semejantes historias que nos traes. Saludos!

D.I.E.G.O. dijo...

Clarke decía el el prologo de un libro de 1987 que, si en los futuros viente años no teníamos contacto con civilizaciones extraterrestres sería posible suponer que éstas no existan, aparentemente (en la versión oficial de la historia) esto fue así no más.


Una vez le preguntaron a un maestro Zen-¿hay vida después de la muerte? y él contestó.-¿y antes?

no sea cosa que con la vida extraterrestre nos pase lo mismo.

saludos.

Anónimo dijo...

Creo que la única forma de en que podamos contactar con otras inteligencias del espacio, será por medio de la transmision de ondas de radio, dadas las enormes distancias que nos separan, lo que hace que cada civilización esté confinada irremediablemente a su entorno estelar esto es, a su propio sistema solar, podrá haber exploración sobre este pero, no más allá, ni lógica tendría ya que para llegar a las estrellas más cercanas y con una tecnología muy avanzada que desarrolase hasta un 10% de la velocidad de la luz, se requerirían muchisimos años para llegar ahí y salvando todas las dificultades que se presentaran en ese enorme tiempo.

Gracias

clopez