Falacias en el método científico

Un maestro decidió escribir sobre la cuestión del alcoholismo para su disertación de doctorado en la Universidad. Para ganar un doctorado se ha de hacer una contribución en el campo del conocimiento. En cuanto a esto, se encontraba con un problema. —¿Qué es lo que podría conocer yo que sea nuevo sobre el alcoholismo cuando la gente se ha estado emborrachando durante miles de años?


Luchó con este problema y llegó a una posible respuesta.


Si encuentro el denominador común en los casos de borrachera, tal vez podría descubrir la causa del alcoholismo.


El hecho de que él mismo era un abstemio total le suponía otro problema. Entonces se acordó de un viejo del barrio, borracho ocasional, que se ofreció a hacer de conejillo de indias.


El lunes se emborrachó con whisky y soda; el martes con brandy y soda; el miércoles con ron y soda; el jueves con ginebra y soda, y el viernes con vodka y soda. Y así continuó la cosa.


El investigador se hizo la pregunta: —Entonces, ¿qué es lo que le emborracha?


Ha de ser el denominador común: ¡la soda!


Esto ilustra, la insensatez de las falacias. Se puede llegar a conclusiones en base a un común denominador, pero no se pueden ignorar otros factores. La causa de la borrachera es el alcohol, no la soda. Creo.

0 comentarios: