Monumento a las ratas de laboratorio

En 1876 Charles Darwin comentó para Times, haciendo referencia a la controversia levantada entonces en torno a la vivisección: "Las mujeres, que desde lo más hondo de su corazón y desde lo más profundo de su ignorancia son las más apasionadas oponentes a semejante tipo de experimentos, tengo la esperanza de que cesen en sus quejas cuando aprendan que tales experimentos se realizan bajo la influencia de anestésicos, y que en tiempos futuros servirán para rescatar y salvar a miles de mujeres de una horrible y prolongada muerte".

Dejando a un lado el machismo de Darwin y centrándonos en lo que nos trae aquí, está claro que la medicina ha avanzado -y sigue avanzando- gracias a la experimentación animal. Pero también es cierto que existen métodos alternativos cuya eficacia ha sido constatada y que reducen el número de víctimas. Aún así, se calcula que cada año se utilizan entre 50 y 100 millones de animales vertebrados. Estas cifras no incluyen invertebrados, ratas, pájaros, ranas y animales no destetados. Una barbaridad.

En el Instituto de Citología y Genética de Novosibirsk, Rusia, han querido rendir homenaje a toda estas víctimas por la ciencia, y en concreto a las ratas de laboratorio que fueron sacrificadas en la investigación del ADN, con una estatua de una rata tejiendo una cadena de ADN. Un gesto simbólico de gratitud hacia el animal que más se ha utilizado para descifrar los misterios de la genética y el desarrollo de fármacos.






Todo esto me ha hecho recordar un chiste gráfico sobre las ratas de laboratorio..


1 comentarios:

VIK-MAN dijo...

Dos cosas, la primera es que el autor de dicha publicación malinterpreto las palabras de Darwin (si es que las dijo) y la segunda es que aun en la actualidad se siguen empleando animales de laboratorio porque en muchos experimentos las nuevas técnicas no los suplen. La estatua en Rusia es un gran detalle para esas "victimas" que gracias a ellas se han logrado grandes avances científicos.