jueves, 2 de octubre de 2008

círculos en las cosechas, por carl sagan

Seguimos con el maravilloso mundo de lo paranormal. Y es que si muchos aplicasen uno de los principios científicos más poderosos, la navaja de Occam, no habría tanta película, ni tantos que se lucrasen con estos fraudes.. Guillermo de Occam (1280/1349) fue un controvertido fraile franciscano al que se le concede el título de "la mente especulativa más grande de la edad media", y que dijo: "Lo que puede hacerse con menos asunciones se hace en vano con más". Por tanto, "La explicación más simple es normalmente la mejor".. (¿Veis el paralelismo entre Guillermo de Occam y Guillermo de Baskerville de "El nombre de la rosa"?). En temas como los círculos de las cosechas, ¿qué es más probable, que estén hechos por una inteligencia superior del espacio exterior, cual Doctor Who, con aires de grafitero... o que sean producto de una inteligencia más cercana y bromista, con ganas de llamar la atención, y por qué no, en ocasiones pudiendo llegar a explotarlo como negocio? Y si a esto le añadimos las pruebas que demuestran que es un fraude, ¿qué más queremos?... Pues no. No es suficiente con el sentido común y las evidencias. Todavía hay muchos que especulan con hombrecitos verdes, con carros de fuego, con misteriosas fuerzas místicas y telúricas, con el mileranismo de Arrabal... Dejemos que el maestro Sagan nos ilustre sobre el tema..



CÍRCULOS DE COSECHA Y ALIENÍGENAS, ¿CUÁL ES LA EVIDENCIA?,
POR CARL SAGAN



Una prueba de lo modestas que son nuestras expectativas respecto de los “extraterrestres” y de lo toscos que son los estándares de prueba que muchos de nosotros estamos dispuestos a aceptar puede encontrarse en la historia de los círculos en los cultivos. Originados en Gran Bretaña y extendidos por todo el mundo, era algo que superaba lo extraño. Los granjeros o transeúntes descubrían círculos (y, en años posteriores, pictogramas mucho más complejos) impresos sobre los campos de trigo, avena, cebada y colza. Empezando con círculos simples a mediados de la década de los setenta, el fenómeno fue progresando año tras año hasta que, a fines de la década de los ochenta y principios de los noventa, el campo, especialmente en el sur de Inglaterra, se vio embellecido por inmensas figuras geométricas, algunas de las dimensiones de un campo de fútbol, estampadas sobre el grano de cereal antes de la cosecha: círculos tangentes a círculos, o conectados por ejes, líneas paralelas inclinadas, “insectoides”... Algunas de las formas mostraban un círculo central rodeado por cuatro círculos más pequeños colocados simétricamente... claramente causados, se concluyó, por un platillo volante y sus cuatro trenes de aterrizaje. ¿Una broma? Imposible, decía casi todo el mundo. Había cientos de casos. A veces los hacían en sólo una o dos horas en plena noche, y a gran escala. No se pudieron encontrar huellas de bromistas que se acercaran a los pictogramas. Y además, ¿qué motivo verosímil podía haber para una broma así?

Se ofrecieron muchas conjeturas menos convencionales. Personas con cierta preparación científica inspeccionaron los lugares, hilaron argumentos, fundaron revistas dedicadas en su totalidad al tema. ¿Eran causadas las figuras por extraños torbellinos llamados “vórtices columnares”, o unos aún más raros llamados “vórtices anulares”? ¿O por rayos en bola? Los investigadores japoneses intentaron simular en laboratorio, y a muy pequeña escala, la Física de plasma que creían se abría camino en el lejano Wiltshire.



CÍRCULOS EN EXPANSIÓN

Pero a medida que las figuras en los cultivos se hacían más complejas, las explicaciones meteorológicas o eléctricas se volvían más forzadas. Sencillamente, los causantes eran los Ovnis, extraterrestres que se comunicaban con nosotros en un lenguaje geométrico. O quizá era el diablo, o la Tierra sufriente que se quejaba de las depredaciones infligidas por la mano del hombre. Llegaron manadas de turistas de la Nueva Era. Todas las noches los entusiastas montaban vigilancia equipados con grabadoras y sistemas de visión de infrarrojos. Los medios de comunicación impresos y electrónicos de todo el mundo seguían las huellas de los intrépidos cerealólogos. Un público admirado y estupefacto compraba libros de gran éxito sobre los extraterrestres deformadores de cosechas. Es cierto que no se llegó a ver ningún platillo colocándose sobre el trigo ni se filmó ninguna figura geométrica en el curso de ser generada. Pero los zahoríes autentificaron su carácter extraterrestre y los canalizadores establecieron contacto con las entidades responsables. Dentro de los círculos se detectó “energía orgónica”. Se formularon preguntas en el Parlamento. La familia real llamó a consulta especial a lord Solly Zuckerman, antiguo consejero científico del Ministerio de Defensa. Se dijo que había fantasmas implicados; también los caballeros templarios de Malta y otras sociedades secretas. Los satanistas estaban involucrados. El Ministerio de Defensa ocultaba todo el asunto. En algunos círculos ineptos y poco elegantes se consideró que eran intentos de los militares de quitarse a la gente de encima. La prensa sensacionalista salió a escena. El Daily Mirror contrató a un granjero y su hijo para que hicieran cinco círculos con la esperanza de tentar al periódico rival, el Daily Express, a informar de la historia. El Express, al menos en este caso, no cayó en la trampa.


CUANTO MÁS COMPLEJOS, ¡MÁS ALIENÍGENAS!

Las organizaciones “cerealológicas” crecieron y se dividieron. Los grupos en competencia se mandaban unas a otras comunicaciones intimidatorias. Se acusaban de incompetencia o algo peor. El número de “círculos” creció por millares. El fenómeno se extendió hasta Estados Unidos, Canadá, Bulgaria, Hungría, Japón, los Países Bajos. Los pictogramas -especialmente los más complejos- empezaron a citarse cada vez más como argumentos a favor de la visita de extraterrestres. Se trazaron forzadas relaciones con “la cara” de Marte. Un científico al que conozco me escribió que en estas figuras se ocultaban unas matemáticas extremadamente sofisticadas; sólo podían ser el resultado de una inteligencia superior. En realidad, un aspecto en el que coincidían casi todos los cerealólogos contendientes es que las últimas figuras en las cosechas eran demasiado complejas y elegantes para haber sido causadas por la intervención humana, menos todavía por algunos bromistas harapientos e irresponsables. La inteligencia extraterrestre era evidente a simple vista...


'BROMARTISTAS', UN NUEVO GÉNERO

En 1991, Doug Bower y Dave Chorley, dos amigos de Southampton, anunciaron que llevaban quince años haciendo figuras en las cosechas. Se les ocurrió un día mientras tomaban una cerveza en su pub habitual: el Percy Hobbes. Habían encontrado muy graciosos los informes de ovnis y pensaron que podría ser divertido engañar a los crédulos. Al principio aplanaron el trigo con la pesada barra de acero que Bower utilizaba como mecanismo de seguridad en la puerta trasera de su tienda de marcos de cuadros. Más adelante utilizaron placas y cuerdas. Los primeros dibujos sólo les costaron unos minutos. Pero, como además de bromistas inveterados eran artistas de verdad, la dimensión del desafío empezó a aumentar. Gradualmente fueron diseñando y ejecutando figuras cada vez más elaboradas.

Al principio nadie pareció darse cuenta. No salía ninguna noticia en los medios de comunicación. La tribu de ufólogos no tenía en cuenta sus formas artísticas. Estuvieron a punto de abandonar los círculos en los cultivos para pasar a otra broma emocionalmente más satisfactoria.

De pronto, los círculos en los cultivos se hicieron muy populares. Los ufólogos se tragaron anzuelo, hilo y plomada. Bower y Chorley estaban encantados, especialmente cuando los científicos empezaron a propagar su considerada opinión de que no podía ser responsable de ellos una inteligencia meramente humana.


MALAS COMPAÑÍAS

Bower y Chorley planeaban cuidadosamente todas las salidas nocturnas, a veces siguiendo meticulosos diagramas que habían preparado con acuarelas. Seguían de cerca los pasos de sus intérpretes. Cuando un meteorólogo local (N. del Ed.: Sagan se refiere a Terence Meaden) dedujo que era una especie de remolino porque todas las cosechas estaban desviadas hacia abajo en un círculo en el sentido de las agujas del reloj, le confundieron haciendo una nueva figura con un anillo exterior aplanado en el sentido contrario.

Pronto aparecieron otras figuras en el sur de Inglaterra y en todas partes. Habían aparecido los bromistas imitadores. Bower y Chorley grabaron un mensaje en el trigo como respuesta: “WEARENOTALONE” [No estamos solos]. Algunos llegaron a considerar que era un mensaje extraterrestre genuino (aunque hubiera sido mejor si hubieran puesto “YOUARENOTALONE” [No están solos]). Doug y Dave empezaron a firmar sus obras de arte con dos D; incluso eso se atribuyó a un misterioso propósito extraterrestre. Las desapariciones nocturnas de Bower levantaron las sospechas de su esposa Ilene. Sólo con grandes dificultades -acompañando a Dave y Doug una noche, y uniéndose luego a los crédulos para admirar su trabajo al día siguiente- pudo convencerse de que las ausencias del marido, en este sentido, eran inocentes.

A la larga, Bower y Chorley se cansaron de aquella broma cada vez más elaborada. Aunque estaban en condiciones físicas excelentes, los dos tenían ya sesenta años y estaban un poco viejos para operaciones de comando nocturno en campos de granjeros desconocidos y a menudo poco comprensivos. A lo mejor los molestaba la fama y fortuna que acumulaban los que se limitaban a fotografiar su arte y anunciar que los artistas eran extraterrestres. Y los empezó a preocupar que, si esperaban mucho, nadie creería ninguna declaración que hicieran.

LOS 'EXTRATERRESTRES' SE CONFIESAN

Así pues, Dave y Doug confesaron. Hicieron una demostración ante la prensa de cómo hacían las formas insectoides más elaboradas. Se podría pensar que ya nunca más se volvería a argüir que es imposible mantener una broma durante muchos años, y que no volveríamos a oír que es imposible que alguien tenga motivos para engañar a los crédulos y hacerles creer que los extraterrestres existen. Pero los medios de comunicación prestaron poca atención. Los cerealólogos los conminaron a callar; al fin y al cabo, estaban privando a muchos del placer de imaginar acontecimientos maravillosos.

Desde entonces, hubo otros bromistas de círculos en los cultivos, pero la mayoría de un modo más inconexo y menos inspirado. Como siempre, la confesión de la broma se ve muy eclipsada por la excitación inicial. Muchos habían oído hablar de los pictogramas en campos de cereales y su supuesta relación con los Ovnis, pero corrieron un tupido velo cuando surgieron los nombres de Bower y Chorley o la simple idea de que todo el asunto podía ser una broma. Se puede encontrar un resumen informativo del periodista Jim Schnabel (“Round in Circles”, Penguin Books, 1994), del que he sacado la mayor parte de mi relato. Schnabel se unió pronto a los cerealológos y al final hizo él mismo unos cuantos pictogramas con éxito. (Él prefiere un rodillo de jardín a una placa de madera, y encontró que simplemente pisando los tallos con los pies se consigue un trabajo aceptable.) Pero la obra de Schnabel, que un crítico calificó “el libro más divertido que he leído en años”, tuvo sólo un éxito modesto. Los demonios venden; los bromistas son aburridos y de mal gusto.


Carl Sagan, 1995. Primera publicación: “Crop Circles and Aliens: What's The Evidence?[“Círculos de Cosecha y Alienígenas, ¿Cuál es la Evidencia?”] en “Parade Magazine”. También en “El mundo y sus demonios” (Editorial Planeta, Barcelona, 1997) Capítulo 4: Extraterrestres.


Nota: Cuando Carl Sagan escribió este artículo no existía "CircleMakers.org". Web especialmente dedicada a aquellos vándalos y bromistas que estén interesados en crear sus propios círculos, donde nos describen herramientas y procedimientos..




4 comentarios:

Irreductible dijo...

qué grande Sagan.
Por cierto, una buena noticia sobre el maestro Carl Sagan, que leí hace poco en Magonia: Finalmente NO van a poner su nombre en aquel infame Instituto de Ufología...

No sé si ha reinado el sentido común en esta agencia de pseudo-ciencia (lo veo muy poco probable) o si han podido más las posibles querellas que los herederos y familia de Carl Sagan les iban a interponer...

Lo segundo es más probable según el amigo Occam

Un saludo, Eugenio

i75mara dijo...

No tenía ni idea de lo que cuentas. Qué fuerte!! Lo que pensaría el pobre Sagan de todo esto, madre mía !! Ya mismo estoy curioseando al respecto.. Thanks!

Entre esto y las cosas que dicen los del grupo elron sobre Sagan.. Lástima que cada vez sean menos aquellos científicos-divulgadores que eran el azote de estos individuos, como Sagan, Feynman, o Jay Gould..

Saludos, de Eugenio ;)

fernando dijo...

Es un tema que da para mucho. No puedo decantarme por una teoría u otra. No soy experto en el tema. Un abrazo.

Myriam dijo...

Me ha encantado. Debo reconocer que me la he tenido que copiar para leerla en casa con tiempo (que ahora solo tengo internet en el trabajo) pero me ha permitido pasar un buen rato. Las risas que me he echado con la historia de D&D... Yo creo que con lo grande que es el universo vida en otro planeta tendrá que haber, pero no tienen por qué ser hombrecillos verdes que vengan a ponerse en contacto con nosotros... Tánto nos creemos el ombligo del universo que pensamos que otras civilizaciones no van a tener otra cosa que hacer que venir a hablar con nosotros? y si son tan listos no creo que se dediquen a hacer dibujos por ahí... si tan inteligentes son estudiarian nuestros medios de comunicación y de querer hablar con nosotros lo harían..
bueno, es una opinión
Por otra parte algunos de estos dibujos son fráncamente bonitos.