El índice nacional de felicidad bruta

Escuchando el final del programa de 'Economía directa' de ayer de Colectivo Burbuja, donde hablaban de la actual crisis, de los límites del crecimiento y de la deuda impagable en un mundo finito, y en relación a una noticia que se producía en estos días en donde expertos de la ONU sugieren políticas gubernamentales destinadas a incentivar el bienestar de los ciudadanos, independientemente del PIB, lo que llaman 'Indice de Felicidad Bruta', he recordado este vídeo sobre Bután y el índice de la Felicidad Nacional Bruta.




Según la revista Time, aunque naciones ricas como Dinamarca, Noruega, Finlandia o los Países Bajos encabecen el ranking de los países más felices, mientras que las naciones más pobres, como Togo, Benin o Sierra Leona, se encuentren entre las menos felices, los informes que se presentaron en la ONU sugieren que factores sociales, como la fortaleza del apoyo social, la ausencia de corrupción y el grado de libertad personal en realidad son más importantes para la felicidad de la población que la riqueza.  En el transcurso de la conferencia, el viceministro de Asuntos Exteriores japonés incidió la misma idea, al señalar que diversos estudios recientes han demostrado que, en muchos países desarrollados, entre ellos Japón, la felicidad no es proporcional a la riqueza económica. (Recordemos lo que decía  la 'paradoja de la felicidad de Easterlin')

 El informe de la ONU lanza una serie de sugerencias prácticas para los gobiernos, destinadas a promover la felicidad de los ciudadanos. Entre ellas: cubrir las necesidades básicas de la población, reforzar los sistemas sociales, implementar las políticas activas de trabajo, mejorar los servicios de salud mental; promover la compasión, el altruismo y la honestidad; y ayudar a la gente a resistir el exceso de mercantilismo.

 Me parece una idea acertada. La felicidad debería convertirse en un objetivo político y estudiarse tanto como otros factores económicos.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Ojalá que en muchos países del mundo se aplique en los gobiernos la Felicidad Nacional Bruta sería muy bueno