domingo, 16 de noviembre de 2008

profecías que se cumplen

En La vía del Tarot Alejandro Jodorowsky cuenta la siguiente noticia aparecida en los periódicos el lunes 20 de enero de 2003:

"Mircea Teodorascu, un rumano de 51 años, habitante de la región de Bacau (al este de Rumanía), ha creído hallar en su propio suicidio una solución ineludible. Algunos días antes una adivina le había predicho una muerte en los próximos días: la suya o la de su hijo de 23 años.. De vuelta a casa, Mircea Teodorascu, para "salvar" a su hijo, se apuñaló con un largo cuchillo de cocina. Transportado urgentemente al hospital, murió poco después".


Esta terrible anécdota me ha hecho recordar un juego de sociedad que el filósofo Daniel C. Dennett describe en su libro La conciencia explicada. En el juego podemos comprobar cómo puede llegar a forzarse una profecía a su cumplimiento. Y aquellos que se animen pueden aprovechar para jugar cuando se encuentren entre amigos y tengan ganas de tomarle el pelo a alguno de ellos.. (desde aquí, haciendo pedagogía)


Para poner en práctica el juego de Dennett, se elige una persona del grupo, y se la manda a otra habitación mientras se le dice que en su ausencia uno de los que se quedan contará un sueño reciente. Cuando reaparece la persona, tiene que conseguir dos cosas haciendo preguntas del tipo 'sí o no': reconstruir el sueño y averiguar quién lo ha tenido.


La gracia está en que nadie ha contado ningún sueño. A los interrogados antes se les ha de decir que respondan 'sí' o 'no' de acuerdo a alguna norma arbitraria (Dennett sugiere que las respuestas las determine la mitad del alfabeto a que pertenece la última letra de la última palabra de la pregunta). Todas las normas se complementarán con una cláusula de no contradicción para que ninguna respuesta contradiga a las anteriores.


El sorprendente resultado es que la víctima construye un mundo obsceno y extravagante a partir de las respuestas aleatorias que recibe. Un mundo construido por sus propias obsesiones. Además, puede que crea incluso saber quién ha tenido el sueño. Técnicamente el sueño no es de nadie, aunque en cierto modo lo sea de la víctima. Sus preocupaciones dictan sus preguntas, y extrae sus conclusiones siguiendo a las respuestas afirmativas..


Este juego podría explicar las tesis sobre interpretación de sueños o de horóscopos, donde, a través de una serie aleatoria de respuestas, uno puede llegar a construir un significado apropiado y útil... Algo parecido a lo que observamos con la interpretación de las manchas de Rorschach...


6 comentarios:

Ulysses dijo...

la noticia me hace pensar en las profecías autocumplidas.Si cree en la profecía hara todo lo posible por que se cumpla.

El caso del juego de sociedad de Daniel Dennet, es interesante el propio sujeto hace la profecía y fabrica su cumplimiento, por mas rara que sea la profecía. Buen post.

Saludos.

PD
Umberto Eco en su libro más importante, El Nombre de la Rosa, crea un bibliotecario ciego que envenena a los monjes para que no busquen el conocimiento más allá de su religión, lo llama Jorge del Burgos en referencia a Borges, no como una reseña castigadora sino como “una manera de rendirle homenaje a Borges”. El escritor italiano recuerda que cuando tuvo su primer encuentro con los textos del argentino lo enloquecieron; "me pasaba noches y noches leyéndoselo a mis amigos. Me reconocí de inmediato en Borges". (Eco, Umberto. Kant y el ornitorrinco Editorial Lumen, 1999).

i75mara dijo...

Tienes toda la razón, ulysses. Siempre había pensado (o al menos así lo entendí hace mucho años cuando leí las apostillas al nombre de la rosa) que Eco consideraba a Borges como su enemigo, y creó un asesino ciego que mataba a través de la literatura..

Pero al parecer había más ironía que otra cosa. Una curiosa manera de hacerle un homenaje.

Gracias por sacarme del error.

Salud

D.I.E.G.O. dijo...

En todo caso el intento de usar la profecía como guía es lo que produce el despatarro.
Si después que ocurrió un evento extraordinario, digo Nostradamus dijo algo alegórico en una profecía o Solari Parraviccini hizo un dibujo que podría estar significando tal cosa, es una curiosidad.
Pero si interpreto una profecía y quiero reglar mi vida por esa interpretación, por mi bien. ¡que me internen!

Prudencio Salces dijo...

imara, gracias por eso que has puesto en mi blog sobre mi "versión de los hechos" y animarme a seguir. Lo que ocurre es que el tema fundacional del blog lo tengo, de momento, prácticamnte agotado y tendría que cambiar de formato. A ver si cuando llegue el invierno de verdad se me despierta el apetito.

De memoneto me conformo con andar entre estos otros blogs vuestros, aunque algunos de los asuntos que toques tú no me despierten la curiosidad ni la necesidad de participar.

Salud y fuerza donde dicen los catalanes... o en la cañaduz

Neutrino dijo...

Las profecias y a los adivinos se le debe tomar como los horoscopos de los periodicos... no hacerles caso, sobretodo si lo que dicen no te gusta!

Myriam dijo...

a mi me hacen mucha gracia los horóscopos estos que no hay quien entienda. Claro, así se cubren las espaldas porque cada cual lo interpreta conforme a su situación y lo que le pasa...
Por cierto, ese juego tiene que ser muy divertido. Nosotros con los nuevos del colegio mayor jugabamos a algo parecido.