Manifiesto contra la astrología

258 prestigiosos investigadores españoles firmaron en 1990 el siguiente ”manifiesto contra la astrología”. Un documento similar fue suscrito en 1975 por 197 científicos norteamericanos, entre ellos 20 premios Nobel. Por supuesto el manifiesto fue replicado “en defensa del saber astrológico”... Recordemos aquel enfrentamiento.



LOS CIENTÍFICOS CONTRA LA ASTROLOGÍA

“Científicos de diversos campos estamos preocupados por el incremento en la acogida de la astrología en muchas partes del mundo. Nosotros, los abajo firmantes –astrónomos, astrofísicos, matemáticos, físicos e investigadores de otras ramas del saber-, queremos prevenir al público sobre la aceptación incondicional de las predicciones y consejos dados privada y públicamente por los astrólogos. Los que quieran creer en la astrología deben saber que no existe fundamento científico para su creencia.


En la antigüedad las personas creían en las predicciones y consejos de los astrólogos, porque las astrología formaba parte de su visión mágica del mundo. Veían los objetos celestes como moradas y presagios de los dioses, íntimamente conectados con los sucesos que ocurrían aquí en la Tierra; no tenían ni idea de las grandes distancias que nos separan de los planetas y las estrellas. Ahora que esas distancias pueden ser calculadas, vemos lo infinitamente pequeñas son las influencias gravitacionales –y de cualquier otro tipo- producidas por los planetas y las aún más lejanas estrellas. Es simplemente un error imaginar que las fuerzas ejercidas por las estrellas y los planetas en el momento del nacimiento pueden, de alguna forma, determinar nuestro futuro. Tampoco es verdad que la posición de los objetos celestes haga que ciertos días o periodos de tiempo sean más favorables para emprender algún tipo de actividad, o que el signo bajo el que uno ha nacido determine la compatibilidad en su relación con otras personas.


¿Por qué cree la gente en la astrología? En esta época de incertidumbres es muy reconfortante tener quien dirija la toma de las propias decisiones. Gusta creer en un destino predeterminado por fuerzas astrales más allá de cualquier control. Sin embargo, somos nosotros los que debemos enfrentarnos al mundo y darnos cuenta de que nuestro futuro depende de nosotros mismos, y no de las estrellas.


Imaginábamos, en estos tiempos de difusión de la educación y la cultura, que sería innecesario desenmascarar creencias basadas en la magia y la superstición. Pero la aceptación de la astrología es cada vez mayor en la sociedad. Estamos especialmente inquietos por la proliferación de cartas astrales, predicciones y horóscopos en los medios de comunicación, tanto visuales como escritos. Esto sólo puede contribuir al crecimiento del irracionalismo y el oscurantismo. Creemos llegado el momento de rechazar vigorosamente las afirmaciones pretenciosas de los astrólogos charlatanes.


Quienes continúan teniendo fe en la astrología lo hacen a pesar de que no hay ninguna base científica para sus creencias, y sí una fuerte evidencia de lo contrario”.



Y ahora la respuesta..



EN DEFENSA DEL SABER ASTROLÓGICO, por Vicente Cassanya, astrólogo.


“El manifiesto americano que habéis copiado no contribuye a limpiar el secular debate acerca de la Astrología. Tampoco dice nada en vuestro favor, porque simplemente os habéis adherido a un comunicado ciego, difuso y sin argumentos. La Astrología siempre ha soportado duros ataques, pero una vez leí una frase de Salman Rushdie –que entiende lo suyo de inquisidores- aplicable a las persecuciones históricas: “Un minuto de oscuridad no nos volverá ciegos”. Va siendo hora de que cambiemos el estéril diálogo de exclusión por el de intersección, en el que sin duda hallaremos lugares comunes. Hay algo, no obstante, que todos los amantes de la Astrología os agradecemos: la denuncia del charlatanismo y de la proliferación indiscriminada de horóscopos en los medios de comunicación. Pero no vale confundir a un charlatán con el astrólogo ni al horóscopo con la Astrología.


Ya en el primer párrafo habláis de “los que quieran creer”. No se trata de creer, sino de verificar o refutar; esto es, testar, puesto que intentáis juzgar si la Astrología tiene fundamento científico. ¿Cómo queréis quitar validez a través de la fe a una rama del saber que se basa en el conocimiento y el estudio? ¿Cómo, siendo científicos, aplicáis tan arbitrariamente vuestra metodología? ¿Cuántos de vosotros habéis estudiado Astrología antes de rechazarla? ¿Cuántos os habéis tomado la molestia de hacer pruebas científicas antes de pronunciaros? No es extraño que terminéis con un juicio dogmático.


Implícitamente se os ve más condescendientes con las creencias antiguas, quizá insinuando que la Astrología es algo arcaico, lo cual no es cierto. La Astrología ha conocido importantes avances y pruebas dentro del siglo XX, teniendo mucha más fiabilidad ahora que antaño. Me estoy refiriendo a la Astrología Humanística, a las estadísticas de Gauquelin, a la Astromundial y a los experimentos de laboratorio del físico-químico Piccardi y del biólogo Brown.


Cometéis un error al afirmar que las influencias gravitacionales de los planetas son infinitamente pequeñas. Sabéis mejor que yo que sus disposiciones angulares pueden variar la intensidad de las manchas solares y del campo magnético interplanetario; y que éstas, a su vez, producen trastornos en nuestra atmósfera y en los seres vivos. ¿Infinitamente pequeñas? La ciencia está demostrando que los campos electromagnéticos muy débiles influyen en nosotros quizá más que los fuertes; algo que todavía no estaba claro cuando los americanos firmaron el manifiesto, pero sí cuando lo habéis hecho vosotros.


¿Época de incertidumbre? Un buen tópico. ¿Qué periodo histórico ha sido el de la certidumbre? Llegáis al colmo cuando aseveráis que “nuestros futuros dependen de nosotros mismos y no de las estrellas”. Ni la religión, ni la filosofía, ni la ciencia han solucionado el debate entre determinismo y libre albedrío. Pero vosotros ya lo tenéis claro. Seguro que un factor determinante de nuestro destino lo constituye la estrella de nuestro sistema: el Sol. Sin él no viviríamos a ritmo de días y de noches, de estaciones y de años; probablemente no viviríamos en modo alguno.


Contad con mi colaboración para no contribuir al crecimiento del irracionalismo y el oscurantismo, para hacer transparente nuestro debate. Ya lo dice Karl Popper: “Nos haría bien a todos recordar que, si bien diferimos bastante en pequeñeces, en nuestra ignorancia somos todos iguales”.




---
Podéis opinar... Por cierto, ¿alguien sabe algo de Gauquelin, la astromundial o los experimentos de Brown y Piccardi?


Actualización (10/09/08): Para los que estéis interesados os recomiendo algunas lecturas:
Astrónomos, y no astrólogos, en El País, de El Escéptico Digital
El Manifiesto por la Astrología y su significado, de Patrice Guinard
¿Astrología o Ciencia?, por Carl Sagan

4 comentarios:

D.I.E.G.O. dijo...

Si no fuera por la astrología no existiría la astronomía.
Los astronomos debería respetar un poco mas a la abuelita.
Y ya que están que digan por que debemos creer en la energía y en la materia oscura, que no se ve,no se detecta con ningún aparato, y que hace que las cuentas les salgan mal.
salu2

Anónimo dijo...

toda esta informacion es verdaderamente antigua. oponerse a la astrologia sin conocerla realmente y basandose en un recorte del objeto de estudio para refutarla alegramente, es pasar por encima del problema y cerrarlo como mejor quede. una lastima. tanta energia puesta en defenestrar, en vez de comprender. por cierto gaucquelin es un estadistico que se dedico a medir racionalmente los datos astrologicos, es celebre por el "efecto Marte" que ánunció encontrar en los deportistas en posicion de preminencia. El y su mujer fueron muy incomprendidos tratando de cientifizar la astrologia y meterla en un corsé... al final, los astrologos se creen que esta de su parte, y los cientificos del suyo.

David Parcerisa dijo...

Este manifiesto contra la Astrología es una verguenza y un insulto a la inteligencia humana. Yo soy Astrólogo desde hace casi 20años, y empecé como muchos deberían; una mente abierta, sin prejuicios, sin sacar conclusiones precipitadas, con espíritu de investigación y búsqueda. Después de mucho investigar y ESTUDIAR todos los aspectos de esta ciencia, (con miles de cartas astrales realizadas) os puedo asegurar con rotundidad que estamos ante una forma de lenguaje cósmico que funciona.
¿Porque? ¿Cuales son los mecanismos físicos o energéticos que lo hacen posible? Responder a esto sería iniciar un encendido debate en el que deberíamos contar con filósofos, metafísicos, etc...
Mi opinión personal es que la Astrología se basa en que los cuerpos celestes emiten unas fuerzas inteligentes que repercuten no solo en lo psíquico sino también en lo físico y la salud. Existe abundante estadística al respecto como yo mismo he recopilado, que constituye una prueba bien científica de que "algo" allá arriba, nos influye.
Los escépticos ni siquiera se lo plantean como posibilidad, tan solo buscan hundir aquello que desconocen, buscando aquellos argumentos que apoyen sus teorías y rechazando a priori aquellas evidencias que demuestren lo contrario a sus postulados. Es asi de mediocre su mentalidad.
Una lástima. Ellos se lo pierden.
uranusgod28@hotmail.com

Anónimo dijo...

Aunque ya hayan pasado unos cuantos años, no puedo dejar de comentar por si alguien entra aquí y se queda con los tres comentarios (errados) de ahí arriba...

No voy ir uno a uno desmintiendo sus falacias o errores, pero por ejemplo claro que hay pruebas tangibles de la existencia de la energía y la materia oscura... y claro que la astronomía nació a raíz de la astrología del mismo modo que la medicina nació a raíz de la enfermedad...