viernes, 19 de septiembre de 2008

Isaac newton y las burbujas financieras

Codicia. Este es el ingrediente irracional de la bolsa. El pecado bíblico que nos sirve para explicar la crisis actual. Y si a la codicia le sumamos la desmemoria, seguiremos viviendo cíclicamente la embriaguez bursátil seguida de la resaca purificadora. Después del pecado, la penitencia. Según J.K.Galbraith, los genios financieros reinventan periódicamente la rueda. Se suceden entonces periodos de ilusión, desilusión, regulación.. y una nueva ilusión en cuanto transcurren las dos décadas necesarias para que se haya instalado la amnesia colectiva y renazca la codicia. Un especulador decía: “En ninguna parte del mundo he visto tantos tontos por metro cuadrado como en la bolsa. El especulador profesional saca más provecho de la tontería de los otros que de su propia inteligencia”. Y es la pura verdad. La especulación bursátil no es tanto una cuestión de inteligencia sino más bien de sagacidad, intuición y, por qué no decirlo, grandes dosis de imprudencia. Sin ir más lejos, el que muchos consideran el científico más grande de todos los tiempos, Isaac Newton, modelo de inteligencia, también cayó en manos de una burbuja histórica: la quiebra de la Compañía de los Mares del Sur.


La South Sea Company
fue una organización comercial privada creada en 1711 por Robert Healy. Esta sociedad compró en 1720 la deuda del Estado Británico, producto del esfuerzo colonial y de las contínuas guerras en las que participaba, obteniendo como contrapartida el monopolio del comercio marítimo con América. Recordemos que por entonces este comercio, principalmente de esclavos, estaba dominado por la Corona de España, la cual cedió a la South Sea Company el único beneficio de un viaje anual. Aún así una hábil campaña de marketing, avalada a su vez por destacados miembros del gobierno y del parlamento, hizo que multitud de inversores confiasen en la sólida empresa. Se hizo circular el rumor de que España iba a aceptar liberar el comercio colonial a cambio de contrapartidas (como la devolución de Gibraltar.. ), provocando el boom de la Bolsa de Londres. La South Sea Company multiplicó su valor por dos, por cuatro, por seis... hasta que la dura realidad, así como un exceso competidores, produjo el hundimiento de los títulos. Los inversores empezaron a vender y las acciones comenzaron a caer. Para evitar este tipo de especulaciones el Parlamento británico promulgó la “bubble act” (acta de la burbuja), que prohibía este tipo de maniobras, y de donde proviene el nombre de los "fenómenos burbuja” que conocemos. Una comisión investigadora reveló el fraude en 1721 y ordenó la detención de los directores de la compañía, que fueron llevados a la Torre de Londres y desposeídos de sus bienes. El nuevo canciller adoptó una serie de medidas para restablecer la confianza y solvencia, permitiendo así la subsitencia de la Compañía de los Mares del Sur, que continuó con su comercio hasta que fue abolida en 1850.



South Sea Bubble, E.M.Ward


Uno de los accionistas afectados por esta crisis fue Sir Isaac Newton. Después de haber obtenido una plusvalía de 7.000 libras, acabó perdiendo 20.000. Newton dijo como moraleja: ”Puedo calcular la trayectoria de los cuerpos celestes en centímetros y segundos, pero soy incapaz por completo de predecir la locura de una cotización en bolsa”.

Más información: Burbuja de los Mares del Sur


5 comentarios:

Ulysses dijo...

todos los pecados posibles, no solo codicia, estupidez, soberbia, ignorancia "explican" las burbujas financieras.
A lo largo de la historia este proceso se ha producido en diferentes países y mercados. Algunas de las más famosas burbujas de la historia son las siguientes:

Crisis de los tulipanes

La euforia especulativa se desató en los Países Bajos en el siglo XVII con los bulbos de tulipán, cuyo precio alcanzó niveles desorbitados. Se trata de uno de los primeros fenómenos especulativos de masas de los que se tiene conocimiento. Fuente: Wikipedia

La prosperidad comercial de los Países Bajos y el aumento del gusto por las flores exóticas, que se convirtieron en objeto de ostentación y símbolo de riqueza, fueron las dos razones que desataron la subida de los precios. A ello se unió que los tulipanes cultivados en Holanda sufrían variaciones en su apariencia, naciendo así los tulipanes multicolores, irrepetibles, lo que aumentaba su exotismo y por tanto su precio.

En la segunda década del siglo XVII en precio del tulipán comenzó a crecer a gran velocidad. En 1623 un sólo bulbo podía llegar a valer 1.000 florines neerlandeses: una persona normal en Holanda tenía unos ingresos medios anuales de 150 florines. Durante la década de 1630 parecía que el precio de los bulbos crecía ilimitadamente y todo el país invirtió cuanto tenía en el comercio especulativo de tulipanes.

En 1637, el 5 de febrero, un lote de 99 tulipanes de gran rareza se vendió por 90.000 florines: fue la última gran venta de tulipanes. Al día siguiente se puso a la venta un lote de medio kilo por 1.250 florines sin encontrarse comprador. Entonces la burbuja estalló. Los precios comenzaron a caer en picado y no hubo manera de recuperar la inversión: todo el mundo vendía y nadie compraba. Se habían comprometido enormes deudas para comprar flores que ahora no valían nada. Las bancarrotas se sucedieron y golpearon a todas las clases sociales. La economía holandesa terminó en quiebra.

Bolsa de Estados Unidos: 1920

La Bola de Nueva York portagonizó un gran boom especulativo en la segunda déda del pasado siglo. El valor de las acciones subían de forma progresiva a pesar de que una superproducción en la economía estaba llenando el mercado de productos para una demanda inexistente. La masiva compra de títulos empresariales se produjo por los bajos tipos de interés. El dinero barato prestado por los bancos se invierte en bolsa con la seguridad de que va a reportar grandes beneficios.

La superproducción de bienes en la industria y en la agricultura se encuentra en una situación difícil dado el exceso de oferta. Ello hace que los precios de los productos empiecen a bajar. Se empieza a sospechar de un sistema que aparentemente prometía ganancias sustanciosas y progreso sin límites. Aparecen las dudas, los miedos y el nerviosismo entre la población inversora. Se ponen a la venta masivamente grandes cantidades de acciones y el valor de estas cae en picado.

El 3 de septiembre de 1929 se alcanzó el máximo en Wall Street. La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) quiso detener la burbuja parando en seco la expansión monetaria: redujo la oferta de dinero, subiendo las tasas de interés y por los siguientes tres años la oferta de dinero se redujo en un 30%. Pero la deflación sólo provocó el estallido de la burbuja, haciendo pasar a la economía de un tremendo boom a una colosal depresión.

El boom y la caída de las puntocom

Una fuerte corriente especulativa comenzó a surgir en todas las bolsas occidentales entre 1997 y 2001. Los principales parqués mundiales vieron un rápido aumento de su valor debido al avance de las empresas vinculadas a Internet y la llamada 'Nueva Economía'. La fundación y, en ocasiones, la espectacular quiebra, de compañías basadas en la Red fueron una de las característica de la llamada burbuja tecnológica. Las cotizaciones de las empresas de telecomunicaciones, medios y tecnología llegaron a alcanzar precios astronómicos.

El Nuevo Mercado alemán llamado Nemax y la bolsa norteamericana de tecnología Nasdaq fueron los principales actores en la burbuja, la cual tuvo su auge en el año de 1999 y su fin en el 2001. El índice estadounidense llegó en marzo de 2000 a cotizar sobre los 5.000 puntos, llegando en poco tiempo a cotizar a 3.500 y en octubre de 2002 su valor era de aproximadamente 1.300 puntos, situándose en valores similares a los de diciembre de 1996. El germano, que alguna vez casi alcanzó los 9.000 puntos, terminó por debajo de los 1.000 enteros.

Los valores bursátiles de empresas tecnológicas llegaron a niveles inéditamente altos, debido a un factor fundamental en el proceso de valoración: las expectativas. En otras palabras, los inversores esperaban que el crecimiento y el éxito de las empresas de la nueva economía se viera rápidamente recompensado por subidas en las cotizaciones de sus títulos.

Las inversiones huyeron tan rápido como llegaron en cuanto aparecieron los primeros fracasos y dudas, las expectativas pasaron a ser desfavorables, lo que provocó el derrumbe.
saludos

i75mara dijo...

Vaya repaso que has dado a las burbujas históricas !! Lo que me parece más interesante de todo esto es que las crisis vuelven una y otra vez. Cada ocasión es diferente, pero los rasgos son similares. La gente intenta especulaciones creyendo que van a salir bien, y salen mal. Demasiado apalancamiento.

Casi siempre las burbujas no ocurren de golpe, existen indicadores que deberían advertirnos de lo que ocurre, pero la falta de información en la mayoría de los casos impide que se eviten los efectos. La crisis del 29, por ejemplo, tuvo un prólogo en la especulación de los terrenos e inmuebles de Florida. Se vendían parcelas incluso en pantanos, y como su valor crecía sin cesar, y porque bastaba desembolsar un diez por ciento del precio final para ser propietario, se crearon nuevas fortunas... Éstas no tardaron en buscar nuevos negocios, y la mayoría se dirigieron a Wall Street.. El resto es conocido..

El crash de 1987 tuvo también sus precedentes, como los bonos basura..

O incluso la burbuja tecnológica del 2001, que es el prólogo de la burbuja actual..


Y qué quieres que te diga. Más de uno de estos gogo boys de Wall Street debería recordar la novela de Tom Wolfe..

Saludos

orejonkz dijo...

Otra curiosidad que se ha dado a raiz de esta crisis es como los más "capitalistas", los más "liberales", ahora están pìdiendo la intervención del Estado y van rapido a recoger las ayudas estatales, cuando se han llenado los bolsillos a manos llenas con la especulación.
En definitiva, los bancos nunca pierden.

Passy dijo...

Estimado Miguel Ángel

Ya que citas a Galbraith, absolutamente recomentable su libro "La Gran quiebra de 1929". Siempre recuerdo una de sus conclusiones: obtener un 5% de rentabilidad está muy bien. Su explicación de lo sucedido con los terrenos pantanosos de Floridad, vendidos una y otra vez hasta alcanzar precios astronómicos es fantástica.

Y ahora, el caso de un foro que encontré el otro día. La entrada es de 2007.

(todo sic.)

La pregunta:

"Recientemente eh conseguido hacer una buena venta y me a sacado 900.000€ limpios y quisiera invertirlos en algo "seguro" (sin riesgos de bolsa) y que me rente, en un año aprox.

¿Que me recomendais?

Gracias."

La respuesta:

"En España aun existen muchisimos sitios todavia donde invertir y obtener rentabilidades excelentes.
mi caso es el siguiente:

Si bien tu caso es de un monto muy superior podrias realizar una inversion muy diversificada dismuniyendo al maximo los riesgos.

Yo relizo inversiones através de una empresa que se dedica y especializa en captar obra nueva en toda España pero solo en sitios donde la pevisión sea superior al 10% anual mediante fuertes estudios de mercado y mi experiancia ha sido muy rentable.

pondre como ejemplo mi primera inversión. compra sobre plano, venta con clausula de secion antes de escritura.

valor de la vivienda: 163.000€
cantidad aportada 12% = 19.560€
incremeto de el valor de la viv durante la obra 11% = 17.930€
valor de la viv. 15 meses despues 180.930€ (163.000€ mas 17.930€)


mi inversion: 19.560€
mi rentabilidad: 17.930€ = 91,66% en 15 meses.

Ademas no tienes que preocuparte como vender la vivienda, la misma empresa se encarga de venderla.

He reinvertido mi capital y mi beneficio y ya tengo 4 inversiones


Saludos"

Feliz domingo.
_____________________________
P.d. Grandes noticias. ¡Mateo de Paz vuelve a la blogosfera!

i75mara dijo...

Passy: Esta anécdota me recuerda un chascarrillo de Wall Street sobre el crack del 29 que supongo conocerás. En un bar de la Quinta Avenida un banquero se hacía limpiar los zapatos por un limpiabotas negro. Éste le preguntó: "Señor, me han dicho que mis ahorros se pueden multiplicar en la bolsa. ¿Qué me aconseja?" El banquero se quedó pensativo y comentó el nombre de alguna compañía.. y corrió al teléfono más próximo para llamar a su broker: "Vende todo, ahora mismo".

Y tienes razón. Gran noticia la vuelta de Mateo.

Saludos


Orejonkz: La banca siempre gana. Aunque no creo que eso lo piensen los directores que están echando a la calle.. De todas formas, ¿tampoco estaría mal que nos hiciérmos banqueros, no te parece?

Saludos