18 de septiembre de 1977

Esta entrada es un regalo de cumpleaños. Por tanto va especialmente dirigida a su destinatario. A los demás seguramente no le interesará mucho lo que se cuente aquí; lo que para unos es un día que marca sus vidas, para otros es un día más, y sin embargo, cada día es importante, en todos ellos ocurren cosas extraordinarias, incluso puede que acontecimientos históricos, por qué no, y hoy lo vamos a ver. Así que cogeremos nuestra máquina del tiempo y visitaremos la noche del 18 de septiembre de 1977 en un lugar cualquiera del mundo, como puede ser desde el hemisferio sur. ¿Preparados? Allá vamos.

Aquel 18 de septiembre era domingo. A primeras horas de la noche se podía ver un tímida Luna en fase creciente. Parecía nerviosa y se escondió rápidamente. Ella quizá no lo sabía, pero 8 días después se produciría un eclipse lunar penumbral visible desde ese lugar del mundo. Como sabemos la posición en el cielo nocturno de las constelaciones es aparentemente invariable, por lo que la posición actual de las estrellas es la misma que la de hace 36 años. Estos días del año podemos ver desde el hemisferio sur como la Vía Láctea divide en dos el cielo hacia el norte. Tres estrellas dominan el cielo: Altair en el Águila, Vega en Lira y Deneb en el Cisne. También lucen especialmente Sagitario, Escorpio, el Lobo, Centauro, la Cruz del Sur, el río Eridano y el Pez Austral. Pero volviendo a donde estábamos, el 18 de septiembre de 1977, conforme iba avanzando aquella noche por más que alguien buscase los planetas no los encontraría. ¿Es que no iban a dejarse ver? Sí. No fue hasta las últimas horas de la noche cuando aparecieron los primeros errantes colándose entre la constelación de Géminis: eran Júpiter y Marte. Prometían guerra aquel día. Un par de horas después, poco antes del amanecer, hicieron acto de presencia Saturno y Venus, casi se diría que iban de la mano. La imagen tuvo que ser espectacular. Y más cuando poco después, antes de la llegada del carro de Apolo, apareció el inquieto Mercurio. Si alguien miró hacia los cielos aquel amanecer tuvo que disfrutar de la escena. 




Los 70 fueron años muy movidos. Así que no entraré en política ni nada de eso. ¿Pero que ocurría por entonces en el mundo del cine? Sí. Has acertado. Durante aquellos días la película número uno en los cines estadounidenses era.. tachán! Star Wars. Estuvo 5 semanas siendo la número uno (desde el 4 de septiembre al 2 de octubre), un tremendo éxito de taquilla que causó un fenómeno recordado hasta el día de hoy.


¿Y la música? En España aquellos días lo que más sonaba era la genial "Cuéntame" de Manhattan Transfer, que estuvo 5 semanas como sencillo más vendido.


El álbum más vendido en USA aquella semana fue Diana Ross & The Supremes - "20 Golden Greats". Y tanto en Estados Unidos como en UK el single "Way Down" de Elvis Presley se puso el primero en las listas. Era el último sencillo de Elvis. Unas semanas antes el Rey había fallecido y una vez más volvía a ser el número uno.


Pero en aquel 18 de septiembre también ocurrió algo excepcional. Aquel día la sonda espacial Voyager 1 tomó una histórica fotografía de la Tierra y la Luna a 7,25 millones de kilómetros de casa. Era su regalo de despedida antes de dirigirse hacia Júpiter. 13 días antes la sonda había sido lanzada desde Cabo Cañaveral con la intención de estudiar los límites del sistema solar. Hoy sabemos que la Voyager 1 ya está oficialmente en el espacio interestelar. Por primera vez un artefacto humano se interna más allá del reino del Sol. Sigue moviéndose a 17,4 km/s, y dentro de 38.000 años se encontrará con la estrella AC +79 3888, que está a 17.6 años luz de la Tierra. Han pasado tan solo 36 años del comienzo de su viaje y queda mucho camino por recorrer. Para algunos quizá parezca una vida, pero apenas es un instante en el calendario cósmico. El tiempo es relativo. El tiempo es hoy.

El 18 de septiembre de 1977 la sonda Voyager 1 tomó esta maravillosa imagen de la Tierra y la Luna

Felicidades M.


0 comentarios: