Lagunas del sur de Córdoba

Es curioso como en numerosas ocasiones nos interesamos más por aquello que está más alejado de nosotros que por lo que tenemos al lado. Lo vemos por ejemplo durante el periodo de vacaciones, en el que parece que a todo el mundo le entra cierta obsesión por ir cuanto más lejos mejor, despreciando entornos paradisíacos que tenemos a la vuelta de la esquina y que en la mayoría de los casos desconocemos. Muchas veces se pone la excusa que siempre hay tiempo de visitarlos, y es cierto, pero ese desprecio a lo próximo lleva a tal desinterés que ni siquiera llegamos a buscar información sobre los enclaves singulares en nuestra provincia, aquellos lugares que primero deberíamos conocer. Yo he vivido esto recientemente. En las últimas semanas y gracias a la visita de un familiar que estaba de vacaciones, he sabido de una serie de entornos maravillosos que hay en la provincia de Córdoba y que en buena medida desconocía. Esto me llevó a que yo mismo buscase información sobre otros lugares de interés para visitar y plantearme la reflexión que traigo aquí. Primero hay que empezar a conocer lo que es de uno (si se puede decir así). Y el blog puede ser una buena excusa para usarlo como un cuaderno de bitácora. Si hace unas semanas escribí sobre la Cueva de los Murciélagos de Zuheros, hoy escribiré algo sobre las visitas que he hecho recientemente a las distintas lagunas del sur de Córdoba.

En el sur de la provincia andaluza de Córdoba tenemos un conjunto de lagunas que forman parte del conjunto de humedales conocido como Zonas Húmedas del Sur de Córdoba que fueron declaradas Reservas Naturales por la Junta de Andalucía en 1989 por sus especiales valores como lugar de invernada y nidificación de aves migratorias, así como por la conservación de gran cantidad de vegetación autóctona. En concreto estamos hablando de seis lagunas: Zóñar, del Rincón, Tíscar, Amarga, de los Jarales y del Salobral, aunque recientemente también se ha recuperado la laguna Dulce. Iremos viéndolas una por una.

La laguna de Zóñar, a 4 kilómetros del municipio de Aguilar de la Frontera, es la laguna más importante del complejo húmedo del sur de Córdoba.. En realidad se trata del único lago natural de Andalucía, compuesto además por tres lagunas, dos más pequeñas (la del General y la Carrizosa) y la principal, la de Zóñar, que reciben el aporte hídrico básicamente de aguas subterráneas. Es la de mayor profundidad de todo el conjunto, alcanzado en algunos puntos los 13 metros, y presenta como vegetación principal el lentisco y la retama, así como la madreselva. En cuanto a fauna, la vegetación acuática sirve de alimento al pez pejerrey, raro en la Península. Pero si en algo destacan estas lagunas es en la presencia de aves acuáticas. En Zóñar entre otras especies que la pueblan podemos encontrar el calamón, el somormujo lavanco, los porrones pardo, común y moñudo, tarros blancos, cigüeñas negras (ocasionalmente), garzas, la focha moruna, la cerceta pardilla, y el famoso pato malvasía cabeciblanca, ave emblemática de esta Reserva Natural. Al borde de la extinción hace unos años (yo visité por primera vez la laguna en 1987 y a duras penas se estaba empezando a recuperar la especie), gracias a la intervención de distintas asociaciones y administraciones, el malvasía cabeciblanca (no confundir con la malvasía canela, su gran amenaza) se ha salvado de forma ejemplar tanto en la laguna de Zóñar, del Rincón como en la Amarga, hasta el punto de ser el icono del complejo de lagunas del sur de Córdoba. Zóñar además cuenta con un Centro de Recepción de Visitantes en donde podremos encontrar información sobre los espacios naturales protegidos y disfrutar de distintas salas de exposición que nos invitan a conocer todo lo relativo al funcionamiento de las lagunas. Sin duda, una buena manera de empezar la visita al resto de reservas naturales.


Panorámica de la Laguna de Zóñar



Muy cerca de la de Zóñar, entre cultivos de cereales y vid, podemos encontrar la laguna del Rincón. De aguas permanentes al igual que las lagunas de Zóñar y Amarga, personalmente considero que si por algo destaca esta laguna es por la facilidad que ofrece para la observación de aves en primera línea. La presión agrícola que sufre (durante muchos años esta laguna se desecó para poder cultivar en ella) hace que la banda de vegetación natural sea muy escasa. En esta laguna nidifica el pato malvasía, el somormujo lavanco, el zampullín chico, la focha común, el cuellinegro, el pato colorado, ánades reales y otros.



Fochas rodeando a un zampullín en la laguna del Rincón



Si nos dirigimos hacia el oeste, a 8 kilómetros de Puente Genil, está la laguna de Tíscar. Es de carácter estacional debido a su poca profundidad, aunque gracias a las abundantes lluvias que hemos tenido este año, todavía este verano se pueden observar numerosos ejemplares de flamencos, cigüeñas blancas, zampullines y otros muchos ánades, pues es la laguna con más especies de aves acuáticas de toda la provincia. Tíscar quizás destaca porque en condiciones de elevada concentración salina (gran cantidad de sales de yeso) en esta laguna se han desarrollado comunidades microbianas de gran interés ecológico. 



Cigüeñas negras, flamencos y otras ánades en la laguna de Tíscar 



Si ahora nos dirigimos hacia el sureste llegaremos al término de Jauja-Lucena, donde encontramos tres lagunas: la Dulce, la Amarga y la de los Jarales.

La laguna de los Jarales se caracteriza por ser la menor de todo el complejo de lagunas del sur de Córdoba. De carácter estacional, suelen encontrarse ánades reales, fochas comunes, ánades frisos y andarríos chicos.

Cerca de los Jarales, también por el término de Lucena, tenemos las lagunas Dulce y la Amarga. De la laguna Dulce se puede comentar que no dispone de un régimen específico de protección, por lo que tampoco suele aparecer en las guías sobre las lagunas del sur de Córdoba, pero se encuentra dentro de la zona de protección de la reserva de la laguna Amarga. La laguna Dulce fue drenada en los 70 para su aprovechamiento agrícola, y no fue hasta mediados de los 90 cuando se llevaron a cabo trabajos de restauración. En ella actualmente podemos observar flamencos y patos malvasía.  



Flamencos y malvasías en la laguna Dulce



Al irnos nos salió un flamenco espectacular a pocos metros, lástima que con las prisas no pude enfocar bien

Como hemos comentado anteriormente la laguna Amarga es permanente, al igual que la de Zóñar y la del Rincón, y por tanto una de las de mayor profundidad. Su gran interés ornitológico es por ser un área de invernada y reproducción de la malvasía. También encontramos fochas morunas y porrones. Su nombre viene de su elevada concentración de sulfato de magnesio.



Malvasías en la laguna Amarga



Por último mencionaré la laguna del Conde o Salobral. En esta laguna de agua salobre y de carácter estacional se encuentra en el término municipal de Luque y es la más extensa de la provincia. En ella podemos encontrar ocasionalmente flamencos y cigüeñas, así como otras especies de aves acuáticas. 

 La visita a este conjunto lagunar permite no sólo disfrutar de la naturaleza, sino también sirve como excusa para conocer más sus municipios, como Aguilar del Frontera, Lucena o Puente Genil, algunos con pasado prehistórico e íbero, pero sobretodo romano y árabe, y conocer sus recursos turísticos. Una manera más para descubrir destinos ideales, a veces tan cercanos y desconocidos.


Fuentes y más información:

Entradas relacionadas:


1 comentarios:

Jaime Garo dijo...

Un articulo muy exhaustivo, enhorabuena. En los enlaces de los municipios añadiría la recomendacion de visitar los pueblos de la llamada "ruta de los bandoleros"

A ver si te animas y para la próxima nos ilustras un poco... Creo q la historia del fenómeno del bandolerismo en Andalucia es un tema que puede ser muy inetresante.