El crowdfunding en la industria del cine


Hace unos días leía en el diario Público un artículo muy recomendable sobre la viabilidad del crowdfunding financiero como solución a la falta de crédito en las pymes. Se preguntaban si era posible un modelo así en países como España tan dependientes de la intermediación bancaria. El diario además se hacía eco de unas declaraciones de Andrew Haldane, uno de los directivos del Banco de Inglaterra, a The Independent donde hablaba del fin de la financiación bancaria en operaciones de crédito para las pequeñas empresas, y de la aparición por tanto de nuevas vías de financiación no bancarias destinadas sobretodo a aquellos proyectos que a priori parecen poco rentables, pero con ideas muy creativas y que podrían tener un gran futuro. De ahí que una de las áreas donde el crowdfunding está teniendo más éxito es la relacionada con la cultura, sobretodo en sectores y proyectos como blogs, periódicos, música y cine independiente

El crowdfunding se podría definir como un sistema de micromecenazgo. La 'financiación colectiva', como sería su término en español, se basa en la cooperación colectiva, una filosofía de cooperación y recaudación de fondos destinados a elaborar un proyecto. Y qué mejor herramienta para dar a conocer estos proyectos que internet, aprovechando el boom de las redes sociales y las comunidades online.

 Un ejemplo de financiación colectiva es 'El Cosmonauta', una película que batió records de crowdfunding en España hace unos meses. Ahora es Rubén Arnaiz con 'Sandra Munt y la Daga de Azatok', mediometraje de aventuras ambientado en el universo de Lovecraft, quien ofrece la posibilidad de colaboración en su proyecto. En una entrevista a 'Red de cortometrajes' Rubén Arnaiz opinaba sobre el hecho de no contar con subvenciones: 

 "Creo que el problema que hay España es que nadie se ha arriesgado nunca con nada que no sea de los demás. Es decir, se pueden hacer cortometrajes de mil o dos mil euros, pero un presupuesto de veinte mil solo se ve en uno de cada cincuenta. De hecho, el problema de las subvenciones es que aparte de ser el yugo que utilizan los ladrones que todos sabemos, han servido para que nadie invierta, nadie arriesgue su dinero para tener que sacar beneficio. Por tanto, nunca veremos película de esas que todos queremos ver, y acabamos diciendo “otra de la guerra civil”, u “otra del cine español”. Aquí no podemos hacer “Transformers” porque no hay nadie que la produzca, sabiendo que semejante desembolso hay que recuperarlo después en taquilla. Para hacer a un Optimus Prime español con la voz de Resines, necesitas dinero. Si la pagas con subvención, hacemos “Alatriste”. Total, qué más da que no la vea nadie, si está pagada y ha cobrado todo el mundo. Pero yo quería ver una saga, con Viggo Mortensen haciendo el personaje cada tres años: “Alatriste”, “Alatriste. La venganza” y “Alatriste. El retorno”. Pero no, porque para qué…Y es una pena. De hecho, yo creo que lo ideal sería que hubiera subvención y otros medios de financiación, como por ejemplo el ICO. Lo que ocurre es que para hacer uso del ICO, tienes que haber vendido antes tu proyecto a la televisión, y si yo voy con el mío, me lo van a tirar a la cara. ¿Qué tuve que hacer? Ir a un banco y pedir un crédito con un interés enorme. Y aquí estoy.  

    Rubén Arnaiz, Emma Caballero, Tommy Zandali - Foto Raúl Barrero

  De hecho no hubiera tenido tantos problemas si no hubiese sido por todos los problemas de rodaje que tuvimos, que comparo con “Waterworld”. Nos pasó de todo y, si no fuera por eso, estaría rodado. Así que, salvo catástrofes que merecen un libro aparte, tampoco es un riesgo tan grande. Esto es cultura cuando nos interesa, pero la verdad es que al final el dinero del estado lo ponemos todos, y yo estoy harto de ver películas que no me interesan nada. Yo quiero ver “Transformers”. Y no me cabe duda de que la nuestra sería mejor que la americana, porque probablemente estaría más cuidada. Las películas comerciales españolas, de Alex de la Iglesia o Amenabar, por ejemplo, son en general mejores que las que se hacen en otros países. Pero como no interesa…"  


 Y éste es el vídeo de presentación del proyecto de 'Sandra Munt y la Daga de Azatok' del director Rubén Arnáiz. Criaturas y props por Serendipia Estudio, de quienes ya hablamos anteriormente.



Como decía Einstein, en los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento. Desde aquí les deseamos toda la suerte.


Más información:

Doble sesión: Sandra Munt y la Daga de Azatok
Wikipedia - Financiación en masa
Público- ¿Sería viable el crowdsourcing?
ABC - Crowdfunding, o cómo conseguir 130.000 € en 20 días 


0 comentarios: