¿Qué tienen en común ...

1- La frase (en inglés):
How I want a drink, alcoholic of course, after the heavy lectures involving quantum mechanics.

[Cómo deseo un trago, alcohólico claro está, después de las pesadas lecturas sobre mecánica cuántica].

2- Los versos que escribió el francés
Maurice Decerf:

Que j’aime à faire apprendre un nombre utile aux sages !
Immortel Archimède, artiste, ingénieur,
qui de ton jugement peut priser la valeur ?
Pour moi ton problème eut de sérieux avantages !



3- Los versos en alemán:

Dir, O Held, O alter Philosoph, du Reisen-genie!
Wie viele Tausende bewundern
Geister

Himmlisch wie Du und göttlich!

Noch reiner in Aeonen

Wird das und strahlen

Wie im lichten Morgenrot!

[A ti, ¡oh héroe, oh viejo filósofo, oh tú, gran genio! ¡Cuántos miles de maravillados espíritus celestes y divinos como tú! ¡Aún más puros por millones de años nos iluminarán como la aurora!]

4- La siguiente frase de Julio Zuniga: Con 1 palo y 5 ladrillos se pueden hacer mil cosas.

5- El poema de
Manuel Golmayo:

Soy y seré a todos definible;

mi nombre tengo que daros:

cociente diametral siempre inmedible

soy, de los redondos aros.

6- Los siguientes versos:

Ves a Dios y sabes realmente lo oculto,
magia con magia, tremenda maravilla,
cálculo laborioso con no más misterio:
Este número es mágico.
Sólo ves los primeros,
mas no quieras registrar todos.
Suponiendo su infinito, infinita cosa
y maravilla sientes y tienes.
Admiradlo con sencillez increible,
más respeto total y lentamente surge
eminente la formidable infinitud,
sentida como grandiosa.
Esta gran cifra simboliza la paz,
comuniones comunes, justicia y cariño.
Cada provechoso pueblo
es buscador tozudo de maravillas.


7- Y el poema de
Rafael Nieto París:

Soy p, lema y razón ingeniosa

de hombre sabio, que serie preciosa

valorando enunció magistral.


Con mi ley singular bien medido

el Grande Orbe, por fin, reducido

fue al sistema ordinario real.


Arquímedes, en ciencias preciado

crea p, monumento afamado,

y aunque intérmina dio valuación,


periferia del círculo supo,

duplicando geométrico grupo,

resolver y apreciarle extensión.


Teorema legó, memorable

como raro favor admirable

de la espléndida ciencia inmortal;


y amplia ley, filosófica fuente

de profunda verdad y ascendente

magnitud, descubrió universal.


En muchas oficinas nos encontramos con políticas de seguridad muy restrictivas en lo que se refiere a Internet. Seguro que alguno de vosotros se ha encontrado con algún que otro Firewall a la hora de querer ver un video en vuestro terminal. Pues de la mano de dos empleados de Sony/BMG llega el que se considera el "primer video musical en formato Excel". Y qué mejor que probarlo con AC/DC y su Rock N Roll Train.. Podéis descargarlo en la siguiente web: http://www.acdcrocks.com/excel/






Visto en Gizmodo

Supongo que estaréis conmigo en que hay citas que conviene siempre tener a mano. Yo soy de esos que las apuntan casi obsesivamente en un cuaderno, rojo y de tapas duras, como los que utilizan los personajes de las novelas de Auster. Entre las primeras que tengo anotadas está aquella que ya cantó a su manera El Último de la Fila en “Cuando el mar te tenga”, y que dice: “Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio, no lo digas”... Y es que siempre que la leo pienso en cuántos deberían tenerlo en cuenta. Yo mismo para empezar. No obstante en la cabecera de mi cuaderno rojo aparece como espada de damocles un gran “Nosce te ipsum” en rotulador negro.. Más que un “conócete a ti mismo” sería un “aplícate el cuento, chaval”..


Pero después de ese alegato de falsa modestia, me viene
n a la mente numerosos nombres, más o menos ilustres, de bocazas profesionales. Sin ir más lejos, nuestro expresidente, Jose María Aznar. Y es que el hombre cada vez que abre la boca es pacagarla. Como esta semana, cuando, sin tener pajolera idea de argumentos científicos, se dedicó a negar las numerosas evidencias del cambio climático en la presentación de un libro. Lo peor es que acto seguido resurgen de su escondite una caterva de iluminados aplaudiendo el negacionismo de Ánsar y apuntándose a esta “moda” de poner en duda cualquier argumento que hieda a científico. Modernos que son ellos. Ahí tenemos al escritor Juan Manuel de Prada, que además de pisotear a los familiares de víctimas del franquismo, también se dedica a discutir el excelente trabajo de numerosos científicos al mismo tiempo que elogia los pilares en los que se basa el creacionismo. Y digo yo: por lo menos muchos de estos defensores de seudociencias hablan desde sus púlpitos privados, que tampoco se trata de cerrar bocas. No señor. Pero no siempre es el caso. Muchos lo hacen con el dinero de todos. Como las televisiones y radios públicas, que con dinero público, llenan los bolsillos de charlatanes apocalípticos. O las Universidades que se apuntan a tours creacionistas. O la Expo de Zaragoza y el Ministerio de Medio Ambiente y sus charlas sobre seudociencias... Eso sí, luego ves tú a pedir dinero público para investigación. Ja!


Todo esto me ha recordado un cuento de ciencia-ficción escrito por el matemático Rudy Rucker titulado “A New Golden Age”. Trata de un grupo de matemáticos del futuro cercano que están deseosos de recabar fondos de un Europarlamento filisteo para financiar la investigación de matemáticas puras. Inventan una máquina que transforma teoremas matemáticos en piezas musicales capaces de transmitir conocimiento científico mediante el sonido. Deciden grabar dos cintas de música, una de geometría euclídea elemental y otra de teoría avanzada de conjuntos.


Para complacer al marido de una influyente funcionaria de la administración, graban también una cinta basada en un trabajo suyo, un absurdo ensayo de seudomatemáticas. Entregan las cintas a la Comisión de Ayudas Económicas y sus miembros se aburren cuando oyen la de geometría y la de teoría de conjuntos, pero se entusiasman con las payasadas de la funcionaria. Impresionados por la puesta en música de aquel montón de estupideces, la Comisión concede una importante ayuda económica a esa investigación matemática.

La moraleja es bien conocida por todos los solicitantes de ayudas.


Este post es producto de esos caprichosos saltos que se producen cuando relacionamos ideas, que tan importantes son en este mundo de internet (o de la WWW, que estaría mejor dicho). Búsqueda de información sobre computación cuántica - lectura de un artículo en ‘Investigación y ciencia’ sobre juegos cuánticos - un nombre que aparece, el firmante del artículo: Juan M.R. Parrondo... Y esa curiosidad iterada que lleva a toparse de bruces con una paradoja: ¿es posible que dos malos resultados puedan dar lugar a uno bueno? ¡Vaya pregunta! Pues Juan Manuel Rodríguez Parrondo, Físico, Profesor de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), es lo que demuestra a través de su paradoja.


Parrondo nos propone jugar a dos juegos de azar basados en lanzamientos de monedas. En ambos, si sale cara al lanzar la moneda ganamos, y si sale cruz perdemos.

El primer juego consiste en lanzar una moneda al aire en la que la probabilidad de salir una cara es algo menor que una cruz. Podemos imaginar que en esta moneda “mala” la probabilidad de salir cara es de 1/2-e (imaginemos que en vez de un 50% es de un 49,5) y la probabilidad de salir cruz es 1/2+e, siendo 'e' un valor positivo. Podemos observar que las probabilidades de perder a largo plazo serían altas, por lo que no es muy recomendable que digamos. Tenemos un juego perderdor.

El segundo juego que nos propone es más complejo. Usaremos dos monedas, una muy “buena”, con una probabilidad de 3/4 de salir cara y 1/4 de salir cruz, y otra moneda muy “mala”, con posibilidad de perder 9/10+e (más de un 90%), y posibilidad de ganar 1/10–e (menos de un 10%). Además, en este juego usaremos una moneda u otra en función de cuánto dinero tenemos en ese momento: si es múltiplo de 3 jugamos con la moneda “mala” y si no es múltiplo de 3 con la “buena”.


Todo parece indicar que jugar al segundo juego es más beneficioso, ya que usamos la moneda “buena” 2 de cada 3 veces. Pero no es así. Tengamos en cuenta que la selección de la moneda depende del resultado de las tiradas precedentes. Parrondo demuestra (usando cadenas de Markov) que la probabilidad de ganar al segundo juego es menor de 1/2 si 'e' es positivo. Si 'e' es igual a 0 sería 1/2. Pero en la mayoría de los casos las probabilidades de ganar están entre 1/2 y 1/3. Por lo tanto, el segundo juego tampoco es recomendable. Otro juego perdedor.


Por tanto, tenemos dos juegos en los que acabaremos perdiendo a la larga. El descubrimiento de Parrondo es que cuando se combinan ambos juegos de cierta manera podemos ganar. En particular, si se juegan en secuencias de dos en dos (AABBAABB) o cuando se salta al azar de un juego al otro (AAAAB, AAABB, etc), la tendencia se inclina a nuestro favor. Digamos que el juego primero, a pesar de usar una moneda “mala”, redistribuye el uso de las otras monedas del segundo juego, haciendo que se use más la moneda “buena”.

Estos ‘juegos paradójicos’ son empleados en áreas como la biología o la economía. Podemos explicar por ejemplo por qué pueden obtenerse beneficios en Bolsa al invertir en dos carteras a la baja, o por qué los alelos que por separado tienden a desaparecer por selección natural se refuerzan si aparecen juntos en un mismo organismo (pregunta: ¿esto podría explicar por qué de unos padres feos sale una macizorra?). La paradoja de Parrondo ha servido también para explicar los “motores brownianos”, cómo el alternar sistemas caóticos pueden producir uno no caótico, o cómo los modelos de poblaciones de virus y bacterias, que por sí solas se extinguirían, combinadas hacen proliferar la especie.

Parrondo explica en una entrevista cómo surgió la idea de los juegos:


"
Yo me ocupo de modelos estocásticos: algo que varía en el tiempo aleatoriamente. En concreto trabajo con modelos matemáticos que describen el transporte de proteínas en la célula, que se hace con una especie de minúsculos motores moleculares. En el mundo de lo muy pequeño todo está vibrando permanentemente, y esas fluctuaciones aleatorias de movimiento, llamado "movimiento browniano", son ineludibles; lo que hace el motor molecular es aprovecharlas. Siempre se había pensado que eran destructivas, que impedían que el sistema trabajara bien, y en cambio el motor de la proteína usa precisamente el carácter aleatorio del movimiento. Había un modelo matemático que trataba de explicarlo y en él están inspirados los juegos.

En realidad, los modelos de motores brownianos, que se llaman ratchets, describen el movimiento de una partícula sometida a distintos campos de fuerzas. En vez de hablar de posición de la partícula, yo hablo de ganancia en un juego. Es una traducción. Me di cuenta de que en estos ratchets las partículas oscilan entre dos estados; en cada uno de ellos la partícula va, digamos, hacia la derecha; pero cuando oscila entre los dos estados se invierte la tendencia y la partícula va hacia la izquierda. Y dices, ¡hombre, qué curioso, tienes dos cosas que cuando se combinan hacen lo contrario que solas! Yo traduje eso a un lenguaje de juegos de azar".


También he podido leer que hace unos meses saltó la noticia de que se había descubierto la secuencia más óptima en la paradoja de Parrondo. Un científico de la UCM, Luis Dinis, que trabaja junto a Parrondo en el Departamento de Física Atómica, Molecular y Nuclear, demostró que la secuencia entre los dos juegos A y B que más beneficios produce es la siguiente: ABAAB (y así sucesivamente).


No sé vosotros, pero a mí todo esto me da que pensar.. ¿A alguien se le ocurre alguna aplicación?



Fuentes:
El País, entrevista a J.M.R.Parrondo
Noticia: desarrollan una secuencia que optimiza los 'juegos de Parrondo'
La paradoja de Parrondo






Blog Action Day’ es un acontecimiento sin ánimo de lucro anual que tiene como meta unir a los
bloggers, podcasters y videocasters del mundo, para publicar sobre un solo tema el mismo dia. La meta del Día de Acción Blog es entablar un diálogo mundial en el cual diversas opiniones e ideas de miles de personas se enfoquen en un solo tema. Hoy, 15 de octubre, los blogs participantes publicarán una entrada, video o podcast que tratará sobre el tema de este año: la pobreza.

Para reflexionar:

Fuga de cerebros y pobreza



Más de la mitad de los universitarios de Haití, Cabo Verde, Samoa, Gambia y Somalia han dejado su país en los últimos años después de licenciarse, en busca de mejores condiciones de trabajo. Estos países viven una auténtica fuga de cerebros (emigración de trabajadores cualificados), muy superior a la que se produce en el mundo desarrollado.


Los pocos individuos que consiguen acabar una carrera en las escasas facultades que hay se marchan a 'Occidente' en busca de un trabajo que en ocasiones llega a pagarse 20 veces mejor. Un éxodo intelectual que en media se encuentra en el 15%, según la Unctad, y que repercute en el subdesarrollo del país. Muchos de los que se van a estudiar un doctorado no vuelven a su país porque no pueden desarrollar su trabajo.


El trabajo de los profesionales cualificados es un requisito previo para la modernización de las estructuras productivas y exportación de estos países. Mientras miles de haitianos se marchan de su país buscando mejores condiciones de vida, siguen haciendo falta agrónomos, biólogos, ingenieros o médicos.


Pero los cerebros que se han fugado aportan más de lo que parece. Al menos en Asia, donde lo hacen a través de las remesas. En estos países, los envíos de dinero de los inmigrantes suponen la entrada de 7.000 millones de dólares anuales frente a los 3.000 millones que reciben de ayuda internacional al desarrollo.





Entradas relacionadas en antrópicos:
Blog Action Day 2007

La asimetría informativa es un concepto clave en economía que nos sirve para explicar la actual crisis financiera que estamos sufriendo. Existe información asimétrica cuando una de las dos partes tiene más información que la otra. Así de fácil. Y eso es justo lo que ha estado ocurriendo para llegar a donde hemos llegado. Lo explicaba el Nobel de Economía Joseph Stiglitz en una entrevista que le hicieron recientemente:

Las pérdidas de las instituciones financieras europeas por las hipotecas subprime han sido más grandes que en Estados Unidos. El hecho de que Estados Unidos diversificara estos valores con garantía hipotecaria entre tenedores de todo el mundo –gracias a la globalización de los mercados– ha suavizado realmente el impacto en el mismo Estados Unidos.

Algo que se está entendiendo ahora como resultado de la crisis es la
asimetría informativa de la globalización.
En Europa, por ejemplo, no se entendía que en EE.UU. el deudor de una hipoteca podía abandonarla y devolver las llaves al banco si el valor de la casa bajaba respecto a la deuda. En Europa, la casa es un colateral, pero el prestatario continúa comprometido por la cantidad que pidió prestada sin importar nada. Ese es uno de los peligros de la globalización: el conocimiento es local porque uno sabe mucho más de su propia sociedad que otros ”.

[Esto me recuerda aquella cita que dice “un economista es un experto que sabrá mañana por qué lo que se predijo ayer no ha sucedido hoy”].



La situación en la que nos encontramos la podemos explicar con un ejemplo muy simple: la venta de coches usados. ¿Cuánto estaríamos dispuestos a pagar por un coche si no somos capaces de saber en qué estado se encuentra? Steve D. Levitt lo describía perfectamente en su obra “Freakonomics”. El momento que un coche sale del concesionario es en el que pierde más valor, alrededor de una cuarta parte. ¿Por qué? Porque consideramos que la única persona que vendería un coche recién comprado es alguien que ha descubierto que es un cacharro. Aunque no lo sea, el comprador potencial lo da por sentado. En este caso la asimetría informativa castiga al vendedor, ya que el comprador considera que el vendedor posee una información que él ignora. Para evitar esto el vendedor deberá ofrecer ciertas garantías. Pero aún así, ¿quién se fía?



¿Y si resulta que ciertamente es un cacharro? ¿Qué podría hacer el vendedor? Fácil: esperar hasta que las sospechas desaparezcan. Si espera un tiempo hasta que otros muchos vendan su coche que habían comprado anteriormente en perfecto estado, el cacharro pasará inadvertido y lo venderá por más de lo que vale. ¿Os huele a hipoteca basura?



Steve D.Levitt también plantea un aspecto muy interesante en ‘Freakonomics’, y es que la irrupción de Internet ha perjudicado la asimetría informativa. Hoy en día cualquiera de nosotros puede acceder a la información que puede interesarnos ya que Internet ha reducido la distancia entre expertos y público. Cada vez resulta más difícil usar la información privilegiada por parte de los expertos, que hasta ahora la utilizaban en detrimento de nosotros. Después de escuchar la oferta del vendedor de coches, podemos navegar por Internet en nuestra casa y averiguar hasta qué punto la compra no sería tan buena.


Pero como podemos comprobar en estos días, herramientas como Internet no han evitado la asimetría informativa que ha provocado esta crisis. Hipotecas basura, deudas encubiertas, doble contabilidad, activos inflados, manipulación de mercados, ocultación de honorarios,... Los culpables de la actual crisis han ocultado información verdadera y difundido otra falsa, haciendo todo lo posible para que la asimetría informativa se mantuviera cuanto más asimétrica mejor. ¿Soluciones posibles? Supongo que establecer mecanismos para que todos tengan las mismas oportunidades para acceder a la información, y que esta sea lo más veraz posible. Y creer en esto es como creer en el título de aquella película de Manuel Summers: “To er mundo e güeno”.


El pasado jueves la revista Annals of Improbable Research celebró en el Teatro Sanders de Hardvard la 18ª ceremonia de Premios Ig Nobel. Como ya sabréis en esta parodia de los Premios Nobel se premian a aquellas publicaciones e investigaciones científicas que "primero te hace reír... después te hacen pensar".


Los premiados de este año son :

  • Paz: El Comité Federal Suizo de Ética sobre Tecnología no Humana, y el resto de ciudadanos suizos, por aprobar en abril pasado el principio legal de que las plantas tienen dignidad.

  • Literatura: El británico David Sims, de la Cass Business School de Londres, por su estudio, apasionadamente escrito, "Bastardo: Una Exploración Narrativa de la Experiencia de Indagar dentro de las Organizaciones".

  • Medicina: El estadounidense Dan Ariely, por demostrar que la medicina falsa pero cara funciona mejor que la medicina falsa y barata. Publicó su estudio en el Journal of American Medical Association.

  • Ciencias Cognitivas: Toshiyuki Nakagaki, Hiroyasu Yamada, Ryo Kobayashi, Atsushi Tero y Akio Ishiguro, todos ellos japoneses, y Agota Toth, húngaro, por demostrar en Nature que el moho mucilaginoso puede resolver puzzles.

  • Nutrición: Maximiliano Zampini (Universidad de Trento) y Charles Spencer (Universidad de Oxford), por demostrar que la comida sabe mejor si es crujiente, en un estudio publicado en Journal of Sensory Studies.

  • Biología: Marie-Christine Cadiergues, Christel Joubert y Michel Franc, de la Facultad de Veterinaria de Toulouse (Francia), por demostrar que las pulgas saltan más sobre los perros que sobre los gatos, en un artículo en Veterinary Parasitology.

  • Química (compartido): Los estadounidenses Sheree Umpierre, Joseph Hill y Deborah Anderson, por descubrir que la Coca-Cola es un espermicida efectivo, publicado por New England Journal of Medicine, y los taiwaneses C.Y. Hong, C.C. Shieh, P. Wu y B.N. Chiang, por descubrir justo lo contrario y publicarlo en Human Toxicology.


  • Física: Los estadounidenses Dorian Raymer y Douglas Smith, por probar que un montón de cuerdas, pelos o cualquier otra cosa acaba enredándose y formar nudos, en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).


  • Arqueología: Astolfo Gomes de Mello Araujo y Jose Carlos Marcelino, de la Universidad de Sao Paulo (Brasil), por descubrir hasta qué punto los armadillos pueden desordenar los restos en una excavación arqueológica. La investigación se publicó en Geoarchaeology.


  • Economía: Geoffrey Millar, Joshua Tyber y Brent Jordan, de la Universidad de Nuevo México (Estados Unidos), por descubrir que las ganancias de una bailarina de striptease dependen de su ciclo menstrual. Lo publicaron en Evolution and Human Behavior.

Artículos relacionados:
Premios Ig Nobel 2007

Seguimos con el maravilloso mundo de lo paranormal. Y es que si muchos aplicasen uno de los principios científicos más poderosos, la navaja de Occam, no habría tanta película, ni tantos que se lucrasen con estos fraudes.. Guillermo de Occam (1280/1349) fue un controvertido fraile franciscano al que se le concede el título de "la mente especulativa más grande de la edad media", y que dijo: "Lo que puede hacerse con menos asunciones se hace en vano con más". Por tanto, "La explicación más simple es normalmente la mejor".. (¿Veis el paralelismo entre Guillermo de Occam y Guillermo de Baskerville de "El nombre de la rosa"?). En temas como los círculos de las cosechas, ¿qué es más probable, que estén hechos por una inteligencia superior del espacio exterior, cual Doctor Who, con aires de grafitero... o que sean producto de una inteligencia más cercana y bromista, con ganas de llamar la atención, y por qué no, en ocasiones pudiendo llegar a explotarlo como negocio? Y si a esto le añadimos las pruebas que demuestran que es un fraude, ¿qué más queremos?... Pues no. No es suficiente con el sentido común y las evidencias. Todavía hay muchos que especulan con hombrecitos verdes, con carros de fuego, con misteriosas fuerzas místicas y telúricas, con el mileranismo de Arrabal... Dejemos que el maestro Sagan nos ilustre sobre el tema..



CÍRCULOS DE COSECHA Y ALIENÍGENAS, ¿CUÁL ES LA EVIDENCIA?,
POR CARL SAGAN



Una prueba de lo modestas que son nuestras expectativas respecto de los “extraterrestres” y de lo toscos que son los estándares de prueba que muchos de nosotros estamos dispuestos a aceptar puede encontrarse en la historia de los círculos en los cultivos. Originados en Gran Bretaña y extendidos por todo el mundo, era algo que superaba lo extraño. Los granjeros o transeúntes descubrían círculos (y, en años posteriores, pictogramas mucho más complejos) impresos sobre los campos de trigo, avena, cebada y colza. Empezando con círculos simples a mediados de la década de los setenta, el fenómeno fue progresando año tras año hasta que, a fines de la década de los ochenta y principios de los noventa, el campo, especialmente en el sur de Inglaterra, se vio embellecido por inmensas figuras geométricas, algunas de las dimensiones de un campo de fútbol, estampadas sobre el grano de cereal antes de la cosecha: círculos tangentes a círculos, o conectados por ejes, líneas paralelas inclinadas, “insectoides”... Algunas de las formas mostraban un círculo central rodeado por cuatro círculos más pequeños colocados simétricamente... claramente causados, se concluyó, por un platillo volante y sus cuatro trenes de aterrizaje. ¿Una broma? Imposible, decía casi todo el mundo. Había cientos de casos. A veces los hacían en sólo una o dos horas en plena noche, y a gran escala. No se pudieron encontrar huellas de bromistas que se acercaran a los pictogramas. Y además, ¿qué motivo verosímil podía haber para una broma así?

Se ofrecieron muchas conjeturas menos convencionales. Personas con cierta preparación científica inspeccionaron los lugares, hilaron argumentos, fundaron revistas dedicadas en su totalidad al tema. ¿Eran causadas las figuras por extraños torbellinos llamados “vórtices columnares”, o unos aún más raros llamados “vórtices anulares”? ¿O por rayos en bola? Los investigadores japoneses intentaron simular en laboratorio, y a muy pequeña escala, la Física de plasma que creían se abría camino en el lejano Wiltshire.



CÍRCULOS EN EXPANSIÓN

Pero a medida que las figuras en los cultivos se hacían más complejas, las explicaciones meteorológicas o eléctricas se volvían más forzadas. Sencillamente, los causantes eran los Ovnis, extraterrestres que se comunicaban con nosotros en un lenguaje geométrico. O quizá era el diablo, o la Tierra sufriente que se quejaba de las depredaciones infligidas por la mano del hombre. Llegaron manadas de turistas de la Nueva Era. Todas las noches los entusiastas montaban vigilancia equipados con grabadoras y sistemas de visión de infrarrojos. Los medios de comunicación impresos y electrónicos de todo el mundo seguían las huellas de los intrépidos cerealólogos. Un público admirado y estupefacto compraba libros de gran éxito sobre los extraterrestres deformadores de cosechas. Es cierto que no se llegó a ver ningún platillo colocándose sobre el trigo ni se filmó ninguna figura geométrica en el curso de ser generada. Pero los zahoríes autentificaron su carácter extraterrestre y los canalizadores establecieron contacto con las entidades responsables. Dentro de los círculos se detectó “energía orgónica”. Se formularon preguntas en el Parlamento. La familia real llamó a consulta especial a lord Solly Zuckerman, antiguo consejero científico del Ministerio de Defensa. Se dijo que había fantasmas implicados; también los caballeros templarios de Malta y otras sociedades secretas. Los satanistas estaban involucrados. El Ministerio de Defensa ocultaba todo el asunto. En algunos círculos ineptos y poco elegantes se consideró que eran intentos de los militares de quitarse a la gente de encima. La prensa sensacionalista salió a escena. El Daily Mirror contrató a un granjero y su hijo para que hicieran cinco círculos con la esperanza de tentar al periódico rival, el Daily Express, a informar de la historia. El Express, al menos en este caso, no cayó en la trampa.


CUANTO MÁS COMPLEJOS, ¡MÁS ALIENÍGENAS!

Las organizaciones “cerealológicas” crecieron y se dividieron. Los grupos en competencia se mandaban unas a otras comunicaciones intimidatorias. Se acusaban de incompetencia o algo peor. El número de “círculos” creció por millares. El fenómeno se extendió hasta Estados Unidos, Canadá, Bulgaria, Hungría, Japón, los Países Bajos. Los pictogramas -especialmente los más complejos- empezaron a citarse cada vez más como argumentos a favor de la visita de extraterrestres. Se trazaron forzadas relaciones con “la cara” de Marte. Un científico al que conozco me escribió que en estas figuras se ocultaban unas matemáticas extremadamente sofisticadas; sólo podían ser el resultado de una inteligencia superior. En realidad, un aspecto en el que coincidían casi todos los cerealólogos contendientes es que las últimas figuras en las cosechas eran demasiado complejas y elegantes para haber sido causadas por la intervención humana, menos todavía por algunos bromistas harapientos e irresponsables. La inteligencia extraterrestre era evidente a simple vista...


'BROMARTISTAS', UN NUEVO GÉNERO

En 1991, Doug Bower y Dave Chorley, dos amigos de Southampton, anunciaron que llevaban quince años haciendo figuras en las cosechas. Se les ocurrió un día mientras tomaban una cerveza en su pub habitual: el Percy Hobbes. Habían encontrado muy graciosos los informes de ovnis y pensaron que podría ser divertido engañar a los crédulos. Al principio aplanaron el trigo con la pesada barra de acero que Bower utilizaba como mecanismo de seguridad en la puerta trasera de su tienda de marcos de cuadros. Más adelante utilizaron placas y cuerdas. Los primeros dibujos sólo les costaron unos minutos. Pero, como además de bromistas inveterados eran artistas de verdad, la dimensión del desafío empezó a aumentar. Gradualmente fueron diseñando y ejecutando figuras cada vez más elaboradas.

Al principio nadie pareció darse cuenta. No salía ninguna noticia en los medios de comunicación. La tribu de ufólogos no tenía en cuenta sus formas artísticas. Estuvieron a punto de abandonar los círculos en los cultivos para pasar a otra broma emocionalmente más satisfactoria.

De pronto, los círculos en los cultivos se hicieron muy populares. Los ufólogos se tragaron anzuelo, hilo y plomada. Bower y Chorley estaban encantados, especialmente cuando los científicos empezaron a propagar su considerada opinión de que no podía ser responsable de ellos una inteligencia meramente humana.


MALAS COMPAÑÍAS

Bower y Chorley planeaban cuidadosamente todas las salidas nocturnas, a veces siguiendo meticulosos diagramas que habían preparado con acuarelas. Seguían de cerca los pasos de sus intérpretes. Cuando un meteorólogo local (N. del Ed.: Sagan se refiere a Terence Meaden) dedujo que era una especie de remolino porque todas las cosechas estaban desviadas hacia abajo en un círculo en el sentido de las agujas del reloj, le confundieron haciendo una nueva figura con un anillo exterior aplanado en el sentido contrario.

Pronto aparecieron otras figuras en el sur de Inglaterra y en todas partes. Habían aparecido los bromistas imitadores. Bower y Chorley grabaron un mensaje en el trigo como respuesta: “WEARENOTALONE” [No estamos solos]. Algunos llegaron a considerar que era un mensaje extraterrestre genuino (aunque hubiera sido mejor si hubieran puesto “YOUARENOTALONE” [No están solos]). Doug y Dave empezaron a firmar sus obras de arte con dos D; incluso eso se atribuyó a un misterioso propósito extraterrestre. Las desapariciones nocturnas de Bower levantaron las sospechas de su esposa Ilene. Sólo con grandes dificultades -acompañando a Dave y Doug una noche, y uniéndose luego a los crédulos para admirar su trabajo al día siguiente- pudo convencerse de que las ausencias del marido, en este sentido, eran inocentes.

A la larga, Bower y Chorley se cansaron de aquella broma cada vez más elaborada. Aunque estaban en condiciones físicas excelentes, los dos tenían ya sesenta años y estaban un poco viejos para operaciones de comando nocturno en campos de granjeros desconocidos y a menudo poco comprensivos. A lo mejor los molestaba la fama y fortuna que acumulaban los que se limitaban a fotografiar su arte y anunciar que los artistas eran extraterrestres. Y los empezó a preocupar que, si esperaban mucho, nadie creería ninguna declaración que hicieran.

LOS 'EXTRATERRESTRES' SE CONFIESAN

Así pues, Dave y Doug confesaron. Hicieron una demostración ante la prensa de cómo hacían las formas insectoides más elaboradas. Se podría pensar que ya nunca más se volvería a argüir que es imposible mantener una broma durante muchos años, y que no volveríamos a oír que es imposible que alguien tenga motivos para engañar a los crédulos y hacerles creer que los extraterrestres existen. Pero los medios de comunicación prestaron poca atención. Los cerealólogos los conminaron a callar; al fin y al cabo, estaban privando a muchos del placer de imaginar acontecimientos maravillosos.

Desde entonces, hubo otros bromistas de círculos en los cultivos, pero la mayoría de un modo más inconexo y menos inspirado. Como siempre, la confesión de la broma se ve muy eclipsada por la excitación inicial. Muchos habían oído hablar de los pictogramas en campos de cereales y su supuesta relación con los Ovnis, pero corrieron un tupido velo cuando surgieron los nombres de Bower y Chorley o la simple idea de que todo el asunto podía ser una broma. Se puede encontrar un resumen informativo del periodista Jim Schnabel (“Round in Circles”, Penguin Books, 1994), del que he sacado la mayor parte de mi relato. Schnabel se unió pronto a los cerealológos y al final hizo él mismo unos cuantos pictogramas con éxito. (Él prefiere un rodillo de jardín a una placa de madera, y encontró que simplemente pisando los tallos con los pies se consigue un trabajo aceptable.) Pero la obra de Schnabel, que un crítico calificó “el libro más divertido que he leído en años”, tuvo sólo un éxito modesto. Los demonios venden; los bromistas son aburridos y de mal gusto.


Carl Sagan, 1995. Primera publicación: “Crop Circles and Aliens: What's The Evidence?[“Círculos de Cosecha y Alienígenas, ¿Cuál es la Evidencia?”] en “Parade Magazine”. También en “El mundo y sus demonios” (Editorial Planeta, Barcelona, 1997) Capítulo 4: Extraterrestres.


Nota: Cuando Carl Sagan escribió este artículo no existía "CircleMakers.org". Web especialmente dedicada a aquellos vándalos y bromistas que estén interesados en crear sus propios círculos, donde nos describen herramientas y procedimientos..